|

Denuncian que el INDEC no respeta ni los fallos

Marcela Almeida, trabajadora del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, denuncia que a pesar de haber ganado un juicio contra la institución, en virtud del cual deben reintegrarle sus tareas y sus salarios caídos, la orden judicial no se ha cumplido.
Marcela manifiesta que a partir de la denuncia judicial de ella y otros compañeros de trabajo, acerca de la manipulación de estadísticas del INDEC, por parte de los funcionarios, todos han sufrido diversas represalias. Algunos fueron despedidos. Otros cambiados de puesto de trabajo. En su caso, por su carácter de delegada que implica garantía de estabilidad laboral, se le permitió desde el año 2007 el ingreso y cumplimiento de tareas gremiales, pero no se le asignan funciones y se le deben salarios.
A pesar de existir un juicio ganado en ambas instancias por la Delegada, la Sentencia no se ha cumplido. Cuando pidió explicaciones acerca de su situación al Director del departamento legal, Dr Lavarsa, éste le manifestó que se había presentado un recurso ante la Corte y que hasta tanto el mismo no estuviera resuelto ningún cambio habría a su respecto.Dicha respuesta provoco la indignación de Marcela quien le reclamo, que como abogado debería saber que el cumplimiento del fallo resulta obligatorio e independiente de dicho recurso, y le espetó su responsabilidad por la falta de dación de tareas y la negativa de acceso a las oficinas del INDEC.
La Delegada sostuvo que la negativa del INDEC a acatar el fallo judicial obedece a dos cuestiones. Por un lado a la imposibilidad de reconocer que se estuvieron falseando estadísticas oficiales conforme las denuncias de los propios empleados. Y por otra parte a internas de poder dentro del propio organismo.Se lamentó que la multa que el Juez iba a imponer al INDEC por su falta de cumplimiento de la orden, no recaería en el patrimonio de los funcionarios que decidieron dicha conducta sino del INDEC que es un organismo del estado.
Preguntada acerca de su posición en relación a nuevos sistemas estadísticos, que el Fondo Monetario Internacional a través de su Directora Lagarde habría exigido y acordado con funcionarios Argentinos, Almeida se mostro con poca esperanza de cambio.
En efecto, destacó que aunque las provincias manden sus datos, y existan funcionarios internacionales que releven los mismos si existe voluntad de mentir, como ocurrió en los últimos siete años las estadísticas continuarían siendo manipuladas.
“Es un negocio”,Destacó “Se ha mentido hasta ahora, han ganado tiempo ante organismos internacionales y es parte de la negociación internacional. No importa la veracidad de las estadísticas. Tengo pocas esperanzas”, concluyo la delegada.