|

El 2001 de Balvanera

El Consejo Consultivo de la Comuna 3 están organizando una actividad para rememorar el 19 y 20 diciembre en la Plaza Raúl González Tuñón, donde la Ciudad tapó un mural realizado por los vecinos en el marco de esas fechas. Por Ximena González
Foto. Revista El Abasto

El Consejo Consultivo de la Comuna 3 está organizando una actividad para rememorar el 19 y 20 diciembre en la Plaza Raúl González Tuñón, donde la Ciudad tapó un mural realizado por los vecinos en el marco de esas fechas. Por Ximena González

Hace unas semanas, residentes de la Comuna 3 denunciaron que el Gobierno porteño cubrió una pintura de la Plaza Tuñón, ubicada en 24 de Noviembre 141 (Balvanera). El mural, denominado “Que se vayan todos”, había sido confeccionado por vecinos de Almagro y Balvanera a fines del 2002, poco después de la crisis económica que azotó al país y en un contexto en el que comenzaron a surgir las asambleas barriales. Por esto, la Mesa Promotora del Consejo Consultivo está planificando un evento en este espacio verde para conmemorar esos acontecimientos y esa gesta.

El festival va a ser el 19 y 20 de diciembre, a los 20 años del 2001, según le explicó Cecilia Layseca, integrante de la mesa, a Abran Paso. “Hubo muchos fuegos que apagar para que la gente se sintiera de nuevo parte de un sistema. La sociedad y la comunidad estaban hartos. Y esas fueron cuestiones culturales. Hubo una revista que se llamó Hartos, el mural y una asamblea, que fue prototipo de la legislación de Comunas. Ahora la ley 1777 persiste gracias a esta organización en red que todavía sigue estando”, afirmó.

A la vez que expresó: “El hecho de que se haya tapado un mural diciendo que no se encontraron a los realizadores, o que no se entendía bien que había que restaurarlo, o que no estaba en buen estado, hace pensar que hay que reforzar la historia. Y el 19 y 20 de diciembre es el quiebre y el inicio de las asambleas en la ciudad. El diseño, que se hizo entre 50 personas, va a estar proyectado esos días sobre la pared. Hay una historia y eso es lo que vamos a seguir recuperando cada 19 y 20 de diciembre. Para que los niños, los jóvenes y toda la sociedad sepa que cuando un grupo manifiesta sus sentimientos en una obra artística en la pared es una impronta muy fuerte que queda para siempre, por más que lo quieran tapar”.

Foto. Revista El Abasto

La pintura fue cubierta por el Gobierno porteño para colocar allí otro dibujo que sería parte de una campaña en contra del maltrato a las personas mayores. Los denunciantes sostienen que al hacer eso no tuvieron en cuenta el valor histórico y patrimonial que tenía la reproducción, realizada por un grupo de personas que querían representar un pensamiento de esa época. Para comunicarle su posición a la Junta comunal, el consejo elevó una nota.

“Nos dirigimos a Uds. en representación de los vecinos realizadores del Mural de la Plaza Raúl González Tuñón e integrantes de la Comisión de Cultura, a fin de acompañar y solicitarles con esta nota que atiendan al pedido de restitución de este bien patrimonial comunitario que se realizó en 2002 en conmemoración a los hechos del 2001 y que aún vive sobre el revoque de la pared de este espacio público. Entendiendo que hay lugar suficiente para que el nuevo diseño realizado por el GCBA conviva un poco más hacia la derecha en la misma pared, vemos con sumo entusiasmo la aceptación de este pedido y esperamos que se realicen las acciones necesarias para que prontamente podamos volver a disfrutar de este bien ciudadano tan apreciado por la comunidad, por ser la imagen icónica del Movimiento de Asambleas Barriales de nuestra Ciudad”, indicaba la misiva.

En la carta se menciona, además, el apoyo de la Asociación Argentina de Conservadores y Restauradores -quienes también le mandaron un escrito a los comuneros- para recuperar la obra, en tanto que reconocen su valor cultural. Asimismo, se ofrecieron a asesorar a los vecinos para hacer un estudio en el revoque de la tapia blanqueada, para ver la posibilidad de reparar todas las partes originales que se pudieran. 

Sin embargo, no lograron ninguna respuesta definitiva. Y según contó Layseca, la presidenta comunal, Silvia Collin, les propuso replicar el bosquejo pero en otro lugar de la plaza, solución con la que no están de acuerdo. “Esperamos que se comprenda que la campaña al maltrato de personas mayores en realidad se superpuso por error, porque hoy las personas mayores, que son los hacedores de esa pintura, que se han identificado y sabemos quienes son, han sido maltratadas institucionalmente al cubrir su trabajo. Esa contradicción se puede subsanar porque los vecinos ofrecen reproducir ese nuevo dibujo enfrente y volver a restituir el original en su sitio. Y con los recursos que la comuna pueda aportar, nadie está pidiendo dinero. Lo que se pide es la autorización del uso de la pared y eso es lo que la comuna, presidida por Silvia Collin (porque otros comuneros tienen nuestra postura), se niega a dar”, aseguró la integrante de la Mesa Promotora.

Y agregó: “La discusión está dada pero no está definitivamente respondida en ningún acta. Hay un par de documentos donde se dice que se tomó una decisión comunal, pero lo que pasó fue que nunca se dijo que se iba a tapar el mural ‘Que se vayan todos’. La Junta Comunal, en las actas que están en la web de la ciudad, no reconoce la existencia de ese mural. Ellos reconocen que van a hacer una obra nueva en un paredón deteriorado, que no encontraron a los autores pero en ningún momento reconocen el valor, ni tampoco que tendrían que haberse asesorado, que tendrían que haber preguntado”.

En caso de no tener una respuesta favorable, irán a la Defensoría del Pueblo para iniciar el camino judicial, pero por el momento siguen negociando y tratando de llegar a un acuerdo.