|

El arte que sana al barrio (podcast 🎧 y nota ✍️)

Mientras se acelera la campaña para salvar al Teatro Luis Vehil, quienes lo sostienen todos los días trabajan para cambiar la dura realidad social que vive la zona sudoeste de Balvanera. Cuando la cultura puede ser una buena política de seguridad. Por Martín Bustamante.

Es un día lluvioso en la Ciudad de Buenos Aires. Como cada 25 de mayo, el pueblo quiere saber de qué se trata y Rubén Hernández Miranda, el presidente de la asociación que conduce los destinos de este lugar tan importante de Balvanera, también piensa cómo hacer patria. En su caso, desde el arte.

La historia del Luis Vehil es importante no solo por lo que implica la lucha para que este teatro permanezca en el barrio, también lo es por la idea de ubicar al arte en su función social con las personas que están más complicadas, que sufren adicciones y que muchas veces terminan delinquiendo.

Rubén Hernández Miranda tiene una experiencia micro sobre cómo abordar este problema más allá de lo que siempre se escucha: meter palo, más seguridad, más policía, la visión punitiva de este asunto.

“Estamos a pleno trabajando para la campaña, para que la gente se entere y nos acompañe. Mañana tenemos un día de de orden del teatro. Queremos pintar la sala del hall para mejorarla y estamos con novedades de parte de los herederos que aceptaron el ofrecimiento que nosotros les hicimos, así que ahora hay que meterle pata para terminar de recaudar el dinero y poder hacer la compra”, dice el director del Teatro.

La campaña va lenta porque necesitan más difusión a través de redes sociales: “Estamos trabajando para hacerlo, para tener más de contenidos y para que la gente se entusiasme. Al terminar las funciones , cuando le contamos lo que está pasando y lo que estamos haciendo, se van contentos con el espectáculo e inmediatamente aportan”, destaca.

“Para mi sorpresa han abierto la la billetera y sacaban dinero para colaborar. El otro día salía del subte y me corrió una vecina, me dice ‘Rubén, Rubén, tengo este dólar para vos, lo tengo en la billetera. Lo ando llevando para cuando te encuentre'”, cuenta.

Gestionar un espacio cultural no es tarea fácil en estos tiempo. En verdad, nada lo es para la mayoría de los habitantes de estas pampas. El teatro Luisa Vehil pasó por momento muy complicados, pero nunca bajo los brazos. Queda un largo trecho para lograr el objetivo, pero su obra va mucho más allá. Se trata de recurrir al arte para imaginar otra realidad para nuestro barrio.


Este episodio fue realizado con mucho cariño por:

Martín Bustamante (conducción y producción periodística).

Reynaldo Vega (edición y musicalización).

Joel Álvarez y Sole Vela (producción en redes sociales).