|

El Boca del barrio

Se abrió la pileta de natación en las instalaciones del Club Atlético Boca Juniors para 45 chicos del barrio que da nombre al equipo de la rivera.

Boca Junior es uno de lo clubes más populares de Argentina y uno de los más conocidos del mundo. Las entidades deportivas más grandes suelen trascender las fronteras de sus barrios y convertirse en iconos para buena parte de la población más allá de su lugar de residencia.

El problema comienza cuando la fama del club se aprovecha para ambiciones políticas de determinadas personas o grupos de poder y se da la espalda a los vecinos del barrio que lo vio nacer. Tal es el proceso que vivió Boca Juniors durante los últimos quince años.

Frente a esta tendencia surgió una agrupación llamada Boca es Pueblo. Un grupo de socios e hinchas del club comenzó a reunirse con el objetivo de revertir el modelo privado y for export de espectáculo deportivo que tiene la entidad xeneixe. “Nuestra agrupación nació para recuperar la identidad popular que tiene el club Boca Junior” comentó Luciano, uno de sus integrantes, en diálogo con Abran Paso.

Desde el comienzo, los bosteros rebeldes plantearon lo que nadie decía, pero todos conocían, la gestión Macri-Angelici al frente del club excluyó a los simpatizantes de pocos recursos del club para realizar un jugoso negocio con el turismo, mediante la venta de entradas para los partidos y el museo.

El planteo logró una gran convocatoria y la agrupación xeneixe comenzó a establecer conexiones con las organizaciones de los vecinos del barrio. Las reivindicaciones deportivas empezaron a confluir con las necesidades sociales y habitacionales de una de las comunas más pobres de la ciudad. “Las mismas políticas de exclusión que aplica el macrismo en el club las impulsa en la ciudad. El Distrito de las Artes por ejemplo, busca expulsar a los vecinos del barrio. Eso se ve en cada desalojo y en cada incendio. Esos vecinos terminan siendo reemplazados por viviendas de lujo” agregó Luciano.

A fines 2014 un conjunto de organizaciones reclamaron al club que brinde sus instalaciones para la práctica deportiva de los pibes del barrio.

Unos años después obtuvieron un logro destacado para la vida del barrio. Cuarenta y cinco niños del barrio son becados para utilizar las instalaciones del club.

“Muchos de estos chicos viven frente a La Bombonera, o a pocas cuadras, y jamás tuvieron la posibilidad de ingresar al club que les da la espalda y les niega el ingreso simplemente por su condición socio-económica” escribieron en un comunicado los integrantes de la agrupación.

Según los integrantes de la organización, Boca Juniors tiene una de las colonias de vacaciones más caras entre los clubes del fútbol argentino. Actualmente, cuesta $9.040 la temporada completa (enero y febrero) para socios y $11.300 para quienes no están asociados. Esto la vuelve, por ejemplo, 39% más cara que la propuesta del club River Plate ($6.500 la temporada).

El 20 de diciembre de 2016, Boca es Pueblo presentó una nota en distintas áreas de la institución deportiva para exigir que se otorguen 45 becas de la colonia a niños del barrio. Tres semanas después recibieron una respuesta negativa, pero, en su lugar, las autoridades ofrecieron 45 becas para la pileta.

“El argumento fue que no había cupo para la colonia” contaron desde la organización xeneixe. “Por supuesto, decidimos aceptar el ofrecimiento y con él, el desafío de sostener de martes a viernes una colonia con merienda incluida por nuestros propios medios, junto con el apoyo incondicional de vecinos y organizaciones del barrio” agregaron.

Así y todo, agregaron “las becas no son la solución, sino simplemente un paliativo. Consideramos que el camino es un club abierto para todos, sin importar su condición social”.