|

El hombre de la 31

El próximo lunes se presenta “Patria Villera. Teófilo Tapia, una historia de lucha” que retrata a uno de los delegados más representativos, más combativos y viejos de la villa más emblemática de la Ciudad. “Un libro para que leamos los argentinos y nos miremos al espejo” asegura Osvaldo Bayer.

 

La historia de Villa 31 merecía un libro. Por su conformación, su consolidación, sus luchas heroicas a favor del derecho a la tierra y la vivienda de sus habitantes, contra prejuicios y desprecios. Por sus muertos. Por sus sobrevivientes. Por lo que siguen remando sobre una ciénaga en plena metrópolis.

De esa tarea se encargó Damian Konfino, profesor titular de la materia “Promoción de Derechos Humanos” de la Tecnicatura Superior en Pedagogía Social con orientación en Derechos Humanos del IFTS Nº 28 de la Ciudad de Buenos Aires, quien en 2010 publicó su primera obra “Hasta el amanecer de Tupacamaria”, presentada en varias ciudades del país. El libro tuvo alcance internacional al presentarse en distintas ciudades de Cuba, por invitación del gobierno de ese país. Durante ese mismo año, el escritor recibió el primer puesto en el I Concurso Nacional de Cuentos Cortos (AFIP). En 2012 publicó la novela “Villa 31. Historia de un amor invisible”, obra que fue declarada de “Interés Cultural” de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña.

Pero esta vez, en “Patria Villera” su pluma tuvo como protagonista principal al dirigente legendario Teófilo Tapia, recientemente consagrado Ciudadano Ilustre por la Legislatura porteña. Tapia es conocido por ser un vecino histórico de la Villa 31, es decir alguien que conoce el barrio como a la palma de su mano y que lleva más de cuarenta años viviendo allí. Amigo fiel y seguidor del Padre Mujica, Jonny nombró a su proyecto de vida Comedor Carlos  Mujica, en parte para seguir la labor sembrada por el admirado y querido cura villero.

Su recorrido simboliza el de muchos hombres y mujeres de la nación profunda que arriban a las postrimerías de la capital, para apropiárselas y darles vida. Sin darse cuenta, van forjando una nueva patria. Una patria villera, a la que dotan de himnos y banderas, de ritos cronológicos, de sucesión de leyendas que van afianzándose en una suma de tradiciones comunitarias que se confunden, pariendo una nueva identidad, por la que pelean, contra vientos o dictaduras.
El runrún de las rotativas ya va poniendo nerviosos a los que se venden por dos monedas. Sin embargo, el olorcito a tinta va entusiasmando a los que se la juegan contra cínicos y traidores. Con paciencia, pero con decisión, creemos estar pariendo un relato necesario sobre la Otra Historia, la de la patria que no tiene cartel si no es para la infamia; la de los próceres de barro que no se dejan seducir por los sets de televisión; la de los barrios que resisten y avanzan.

La presentación del libro será el lunes 3 de agosto, 16 hs. en el Comedor Padre Carlos Mugica – Calle 12 Manzana 21 – Villa 31