|

ESTUDIANTES DE LA UBA CON LOS ORIGINARIOS

Con las ideas solidarias al mando un grupo de estudiantes de distintas facultades de la Universidad de Buenos Aires realizaron un viaje para conocer las experiencias de las comunidades más postergadas del país.

Con las ideas solidarias al mando un grupo de estudiantes de distintas Facultades de la Universidad de Buenos Aires realizaron un viaje para conocer las experiencias de las comunidades más postergadas del país.

El viaje interdisciplinario a la comunidad Qom Potae Napocná Navogoh (ex La Primavera) en Formosa, del 12 al 17 de septiembre,  fue organizado por un grupo de estudiantes de Arquitectura y Diseño, y Enfermería de la UBA. Continuando una vinculación desarrollada desde el 2011, partieron con el objetivo de aportar al proceso de lucha y vincular la  formación a las necesidades del de estos sectores.

El pueblo qom viene luchando para recuperar sus tierras frente al avasallamiento del Estado Nacional y Provincial a través de los sucesivos gobiernos y terratenientes. En el 2010, tras cortar la ruta nacional 86 durante cinco meses, fueron reprimidos por la Policía Provincial bajo la orden del Gobierno de Gildo Insfrán y terratenientes armados, siendo asesinados Roberto López y luego también Mario López.

Recorriendo la Comunidad, entrevistaron a referentes como Pablo Asijak, quien acompañó durante la estadía; Rubén Díaz, director de la radio comunitara Qom; Juan Pérez, anciano de 101 años que contó la historia de la Comunidad; Antonio, el Maestro Mema (bilingüe) de la Escuela Primaria N° 308 y Amanda Asijak, referente de las mujeres de la Comunidad y compañera de Félix Díaz.

Se encontramos con las difíciles condiciones de vida de los originarios, quienes no cuentan con agua potable, ni luz eléctrica en muchos sectores. Con respecto a la salud, la situación es crítica: no existe la prevención de las enfermedades graves como chagas y dengue, y sufren la discriminación por parte de las autoridades sanitarias dentro y fuera de la comunidad. A su vez, la Gendarmería controla los accesos y el Centro Comunitario. En los últimos meses se han reportado atentados contra los principales referentes de la lucha por la tierra y dos casas fueron quemadas. El año pasado el hijo de Pablo Asijak fue hallado muerto en un descampado y, mientras la Policía alega un “accidente”, la autopsia demostró que fue asesinado a golpes.

Participaron además de la radio de la comunidad, una de las conquistas tras la lucha del 2010, donde transmitieron programas a la mañana y comentaron los objetivos del viaje. Destacaron las distintas luchas que unen a los sectores populares también desde la Universidad, como parte de un mismo proceso.

El viaje potenció la convicción para continuar la lucha en las Facultades y seguir confluyendo con otros sectores. Siguen vinculados y realizaran reuniones programadas para seguir trabajando en este proyecto, con vistas a un nuevo viaje.