|

Incautación de más de 11 mil juguetes con potencial riesgo para los niños

El operativo se realizó durante una inspección de la Policía de la Ciudad y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) en un depósito ubicado en la concurrida zona comercial de Once. Por Martín Bustamante.

Cada vez que llega Reyes, navidad o el día del niño, la zona de Once, en Balvanera, se convierte en un territorio superpoblado donde cientos de hombres y mujeres deambulan en busca un regalo para sus pequeños más cercanos.

En todo momento, pero más en épocas de crisis, los comercios de esta Comuna suelen ser un refugio para que los niños de bajos y medianos recursos también puedan tener su regales esos días. Una vez más, los consumidores saben y lo comerciantes no ocultan que los productos no son de marca original. Cuestión que introduce un largo debate sobre las mercancías que se venden en Once.

Más allá de esta polémica, lo que no tiene discusión es la preservación de la salud de los niños. Nada que sea tóxico debería estar al alcance ellos, pero un operativo en el barrio encontró indicio de riesgo justo en los objetos que más usan los menores de edad: los jueguetes.

La Policía de la Ciudad toma medidas decisivas al decomisar una impresionante cantidad de más de 11 mil juguetes apócrifos durante una inspección conjunta con la Agencia Gubernamental de Control (AGC) en un depósito ubicado en la concurrida zona comercial de Once. Estos juguetes, careciendo de certificación de seguridad y con posibles riesgos de toxicidad, han sido retirados del mercado por representar una amenaza para la salud de los niños.

La mercancía incautada, que incluye juguetes de diversos tipos y artículos de cotillón como globos, alcanza un valor de mercado estimado en 70,2 millones de pesos, subrayando la magnitud de la operación.

Colaboración Estratégica con la Industria del Juguete y Acciones Legales Inminentes

La investigación, liderada por la División Conductas Contravencionales y de Faltas de la Policía de la Ciudad, con el respaldo de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, se inició tras recibir informes sobre la venta de juguetes falsificados en un establecimiento ubicado en Ecuador al 500.

Conforme a las normativas vigentes, los productos deben llevar inscripciones de advertencia y someterse a pruebas químicas para obtener la aprobación con el certificado de Seguridad y Toxicidad.

En este contexto, se llevó a cabo una inspección integral en el local, donde los oficiales y expertos de la Cámara Argentina del Juguete confirmaron la ausencia de sellos correspondientes y diferencias en el empaque respecto a los productos originales. Esto llevó al inmediato secuestro de los juguetes y artículos de cotillón, totalizando 11.878 productos embalados en 43 bultos.

La Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), bajo la dirección del Dr. Carlos Fel Rolero Santurain, ha ordenado la comparecencia de los responsables del comercio ante la justicia durante el mes de febrero por presuntas infracciones al artículo 289 del Código Penal. Además, se ha dispuesto el secuestro de la mercadería para su análisis en busca de posibles irregularidades.

En paralelo, la AGC ha levantado actas de intimación por irregularidades en la seguridad del local, tales como cables expuestos y recarga insuficiente de extintores. Este enfoque integral garantiza no solo la retirada de productos peligrosos del mercado, sino también la aplicación de medidas preventivas para la seguridad en el establecimiento. La sociedad puede confiar en la colaboración activa de las autoridades para salvaguardar la salud y bienestar de los más pequeños.