|

Juntos y molestos

000 encuentro 3 CGT

Los líderes sindicales nucleados en las tres CGT se volvieron a juntar para avanzar en el proceso de unificación de la Central de los Trabajadores. Convocaron a un congreso y a una movilización.

Más allá de su voluntad unitaria los dirigentes sindicales parecen tener matices con respecto a la valoración de la gestión macrista al frente del Estado. De todas formas lo que predomina es el tono dialoguista.

Una escena para destacar el encuentro: La sede elegida para la cumbre fue la Unión del Personal Civil de la Nación. Uno de los gremios más ausentes en una de las etapas más presentes de los empleados estatales. Llueven los despidos en la Administración Pública, pero su sindicato mayoritario parece no conocerlo.

Tal vez uno de los cambios más evidentes es el del propio Hugo Moyano: “Los importante es que los gremios están respondiendo. A veces por la voluntad y a veces por las necesidades” advirtió el dirigente Camionero. “Era previsible” respondió Moyano ante una pregunta de Abran Paso sobre su balance con respecto al dictamen sobre el DNU de ganancias, “por eso nosotros le decimos a Macri que no se deje llevar por los técnicos, esto es política”

Además se refirió a los despidos, “estamos evaluando impulsar una ley de emergencia desocupacional. Queremos un subsidio, doble indemnización y si no se acepta, el trabajador tiene que seguir trabajando” agregó.

“Nosotros queremos que se discuta porque nuestra postura es que se derogue ese impuesto. Ese fue el compromiso electoral. Ya se lo manifestamos al senador Picheto” destacó Smith en su ingreso. Además manifestó su preocupación por las cifras de despidos que se conocieron en estos días.

“Hay que cortar con los despidos y tratar de reincorporar a la gente, sea del sector público o privado” destacó Sergio Palazo, secretario general de la Asociación Bancaria. “Celebramos que hayan bajado ese DNU en el Congreso y que se discuta una nueva Ley de Ganancias. Cualquiera sea el gobierno para nosotros el salario no es ganancia” agregó.

De todas formas las posiciones más confrontativas todavía no hablan de medidas de fuerza tales como un paro nacional.

Luis Barrionuevo fue el encargado de mostrar una posición menos confrontativa con el nuevo gobierno. Ante la pregunta de los periodistas sobre una posible movilización el gastronómico contestó con una sonrisa: “Que apurados que están”. A su lado Antonio Caló expresaba un mensaje preocupante. “Nuestro sector lleva 4 mil despidos” destacó.

Luego del encuentro anunciaron que marcharan en 30 días para reclamar la emergencia ocupacional y contra el impuesto a las ganancias.