|

La Legislatura pide informes sobre el accidente en la Línea 60

El Parlamento porteño solicitó información sobre los hechos que llevaron a la muerte de David Ramallo, electricista de la Línea 60 de la empresa DOTA S.A., el viernes 7 de septiembre, en la cabecera de la línea en Barracas.

En la resolución de la Legislatura se solicita el detalle de las inspecciones o verificaciones realizadas por la Dirección General de Protección del Trabajo de la Ciudad en materia de seguridad e higiene en la terminal de Barracas de la línea 60 (Santa Elena 168) y otras terminales de transporte urbano de pasajeros.

Los legisladores quieren saber si se han recibido denuncias de la Unión Tranviaria Automotor u otros particulares en la Dirección General de Protección del Trabajo, la Agencia Gubernamental de Control u otro organismo de la Ciudad respecto de incumplimientos en condiciones de seguridad en la firma DOTA S.A.

Otra cuestión que los diputados de la Ciudad solicitan es qué tipo de estadísticas lleva el Gobierno de la Ciudad respecto a la cantidad de accidentes laborales que se producen en su jurisdicción, incidencia geográfica dentro de la Ciudad por barrios o Comunas.

Ramallo, trabajador de la Línea 60 (Empresa MONSA), falleció el pasado viernes 9 de septiembre. Era un trabajador electricista y fue aplastado por una unidad de colectivo al desprenderse un elevador producto de la ausencia de medidas de seguridad en la cabecera de la línea ubicada en el barrio de Barracas.

Ante la gravedad de lo sucedido, ese viernes 9, el Cuerpo de delegados de la Línea 60 paralizó el servicio, luego de resolver esa medida de fuerza en una asamblea. Varias organizaciones sociales, de trabajadores, de DD.HH. así como personalidades se hicieron presentes en la cabecera para brindar su solidaridad.

Los trabajadores denunciaron que desde que el grupo DOTA mudó la cabecera a la nueva terminal del barrio de Barracas, los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad. Pese a las advertencias realizadas, la patronal no tomó cartas en el asunto. El Cuerpo de delegados viene denunciando además distintas irregularidad habiendo llevado sus quejas a la Superintendencia de Riesgos de Trabajo por medio de la nota del 31 de marzo de 2016 donde explicitaban: “el incumplimiento por parte de la ART Federación Patronal y la propia empresa M.O.N.S.A. (comprendida en los alcances de la Res. SRT Nº 559/09, sus modificatorias y ampliatorias) de los ítems que se enumeran a continuación.

  1. En el aparente cumplimiento de la Res. SRT Nº 559/09, sus modificatoria ampliatorias, la empresa y la ART han omitido dar intervención a la representación de los trabajadores, quedando todos los Anexos de visitas, PAL y PRS rubricados por personas sin representación gremial alguna (Art. 4º, Inc. F de la Res. SRT Nº 475/2011).
  2. Se ha omitido la confección de un formulario por cada establecimiento de la empresa del “Estado de Cumplimiento de la Normativa Vigente”. En este caso ART se limitó solo a la confección de un relevamiento de la sede terminal de constitución (Guanahani 420 CABA) y de Av. Eva Perón 7423 CABA (que no pertenece a la línea 60) omitiéndose las cabeceras de Ing. Maschwitz, de Tigre, de Saavedra y de Escobar (Art. 4º de la Res. SRT Nº 475/2011)”.

Actualmente, los trabajadores exigen que se hagan presentes funcionarios del Gobierno y que se realice una inspección para que puedan comprobar por sí mismos si en las condiciones en que se encuentran se puede seguir trabajando.