|

La nueva Policía busca adquirir un polémico armamento antidisturbio

El Gobierno de la Ciudad abrió una licitación pública para comprar nuevas armas denominadas “menos letales”. El eufemismo hace referencia a escopetas calibre 68 que pueden voltear a una persona a casi cien metros de distancia. El observatorio de los Derechos Humanos de la Ciudad ya elevó un pedido de informes para conocer en quiénes piensan ser utilizadas.

100 carabinas, 60 mil municiones, fusiles de asalto, fusiles de precisión, fusiles semiautomáticos, pistolas semiautomáticas, 1600 cascos, escudos, protectores de pie, chalecos tácticos, entre otros elementos. La licitación que el gobierno porteño publicó recientemente en el Boletín Oficial destinada a la flamante Policía de la Ciudad contiene los insumos tradicionales que una fuerza de seguridad demanda para el control de disturbios, léase represión a la protesta social, pero, por si el listado fuera escaso, contiene algunas novedades que pusieron en alerta a los organismos de Derechos Humanos.

Se trata de las denominadas “less lethal weapon”, es decir armas menos letales. Su definición por la negativa ya dice bastante de estas escopetas calibre 68 que, según la propia descripción del Ministerio de Seguridad, son para “control de disturbios y neutralización de sospechosos violentos” y posee un “sistema de aire comprimido, sistema de alimentación por cargador removible, 50 metros de alcance efectivo, alcance máximo de 100 metros, munición frangible estabilizada y sistema de mira holográfica graduada”.

“Lo que se intenta es mostrar una policía con un equipamiento novedoso, pero es un equipo cuestionado ya que no existe protocolo para su utilización”, aseguró a Abran Paso Demián Konfino, integrante del Observatorio de los Derechos Humanos de la Ciudad.

Según Konfino, varios organismos internaciones ya han alertado sobre la ausencia de normas y procedimientos internacionales que regulen el uso de las “less lethal weapon”, que ya fueron utilizadas en la represión a protestas sociales. “Estamos preocupados porque también se dijeron que no eran letales las neopicanas Taser, y son cuestionadas en el mundo igual que estos lanzadores”, advirtió el abogado.

Por este motivo, el ODH ya presentó un pedido de informes al Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad solicitando conocer su uso específico y cuál es el plan de actuaciones al que está sujeta la compra de estas armas.