|

“La nueva policía es más un slogan que un hecho real”

Lucas Schaerer, director de la Comisión de Trata de la Legislatura, minimizó la decisión del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño de reubicar a 51 de los 54 comisarios de la nueva fuerza de la Ciudad y aseguró que muchos de ellos vienen de seccionales muy ligadas al delito y a zonas liberadas. 

“El Ministerio de Justicia y Seguridad, y la Jefatura de la Policía de la Ciudad informan que se han modificado las autoridades de todas las Comisarías. El cambio de autoridades también alcanzó a los titulares de las 8 circunscripciones en las que está dividida la Ciudad de Buenos Aires. De esta forma, se comienza el año y la gestión de la Policía de la Ciudad con nuevas autoridades en todas las Comisaría”. Con este escueto comunicado, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad anunció a mediados de enero la renovación de 51 de los 54 titulares de las Comisarías porteñas.

La medida, tomada por el nuevo titular de la fuerza, José Pedro Potocar, y el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, se enmarca en la puesta en marcha de la Policía de la Ciudad y fue presentada como una muestra de la renovación que la nueva fuerza se propone.

Sin embargo, la novedosa decisión presenta más continuidades que rupturas con la vieja estructura heredada de la Policía Federal, ya que de los 51 comisarios nuevos,  34 fueron rotados de otras comisarías y unos 17 subcomisarios pasaron a dirigir dependencias.

En este sentido, el director de la Comisión de Trata de la Legislatura e integrante de la ONG La Alameda, reconocida en su lucha contra el trabajo esclavo en talleres textiles, Lucas Schaerer, aseguró que la nueva Policía es “más un slogan que un hecho real” ya que la mayoría de los comisarios, subcomisarios y jefes de brigadas siguen siendo los mismos que formaban parte de la Policía Federal.

“Tenés  bastantes casos de policías que vienen de seccionales donde, gracias al trabajo de los vecinos, junto a La Alameda, el partido Bien Común y la Red antimafia, hemos comprobado que están muy ligados al delito y a generar zonas liberadas”, denunció Schaerer en diálogo con Abran Paso, quién también criticó que, a diferencia de lo sucedido en provincia de Buenos Aires, las autoridades del Ministerio de Seguridad porteño no le exigirán a los nuevos titulares la presentación de sus declaraciones juradas.

En esta dirección, Schaerer aseguró que, si se quiere renovar la Policía y terminar con las zonas liberadas hay que garantizar auditorias externas por comisaría, se debe permitir la sindicalización de los efectivos de seguridad y se debe exigir la presentación de declaraciones juradas del personal de brigada, subcomisarios, comisarios y sus familiares. Estas iniciativas fueron presentadas formalmente en la Legislatura por el diputado Gustavo Vera.