|

La tasa de empleo en la Ciudad cayó un 10 % por la pandemia

Se ubicó en 40,0%; exhibió una disminución de 10,6 p.p. respecto al mismo trimestre del año anterior. Se puede inferir que la reducción en la tasa de empleo está explicada en gran parte por el contexto de emergencia sanitaria, que generó que muchas personas ocupadas pasen a ser nuevos inactivos “atípicos”.

En el contexto de cuarentena, se encuentra limitada la dinámica del mercado de trabajo debido a que la restricción severa para circular afectó los niveles de empleo, así como también la búsqueda y disponibilidad para trabajar. Esto impacta en el alcance de los principales indicadores laborales, ya que aparecen nuevos grupos poblacionales que anteriormente eran reducidos en tamaño y a partir de esta situación, se vuelven significativos para el análisis.

La tasa de actividad de la población residente en la Ciudad de Buenos Aires alcanzó el 46,9%. Esto significa una disminución interanual de 9,9 puntos porcentuales –p.p.-. La tasa de empleo se ubicó en 40,0%; exhibió una disminución de 10,6 p.p. respecto al mismo trimestre del año anterior. Mientras tanto, la desocupación en la Ciudad alcanzó al 14,7% de la población económicamente activa; presentó un aumento interanual de 3,8 p.p. Por último, la subocupación permaneció casi constante: alcanzó el 12,3% de la población económicamente activa, lo que equivale a un aumento
interanual de 0,8 p.p.

Se puede inferir que la reducción en la tasa de empleo está explicada en gran parte por el contexto de emergencia sanitaria, que generó que muchas personas ocupadas pasen a ser nuevos inactivos “atípicos”. En valores absolutos, se observó una caída de la población ocupada de 322.924 personas. En concordancia, se sumaron a la condición de desocupación 22.078 personas y la inactividad se vio incrementada en 304.840 personas. Respecto de estas últimas, es difícil establecer si efectivamente están inactivas, es decir, si realmente no tienen trabajo y tampoco lo están buscando activamente o si están encuadradas en situaciones particulares: por ejemplo, la persona en situación de trabajo informal que quedó suspendida de hecho y
que, de retornarse a algún grado de normalidad, rápidamente podría volver a integrarse a la fuerza de trabajo.

Las tres tasas básicas del mercado de trabajo por género presentaron similares movimientos, pero más acentuados en el varón:

Para la población de mujeres, la tasa de actividad disminuyó 7,1 p.p., alcanzando el 44,5% del total de la población. La tasa de empleo disminuyó 7 p.p. alcanzando 37,9%, mientras que la desocupación fue de 15,0%, aumentó 1,9 p.p.

Para los varones la tasa de empleo (42,4%) disminuyó 14,7 p.p. y la tasa de desocupación (14,4%), aumentó 5,6 p.p., con respecto al mismo trimestre del año anterior, por último, la tasa de actividad (49,6%) presenta una variación interanual negativa de 13 p.p.

En el análisis por zonas, se presentó una caída de las tasas de actividad y empleo en las 3 zonas de la Ciudad, a la vez, hubo un aumento de la tasa de desocupación muy importante para la zona Sur y Centro:

Respecto al empleo, en zona Sur presentó la mayor caída de 12 p.p., alcanzando una tasa igual a 30,9%, en zona Centro de 11,7 p.p. exhibió una tasa igual a 40,9% y en menor medida, zona Norte presentó una caída de 5,7 p.p.La tasa de desocupación presentó un incremento interanual significativo en zona Sur y Centro; liderado por zona Sur por 6,3 p.p. y una tasa con el mayor valor de la serie de 21,0%, mientras en la zona Centro aumentó 4,5 p.p. y alcanzó un valor de 14,7%; la zona Norte, por el contrario, permanece casi constante: presentó un incremento de 0,2 p.p. de manera interanual.