|

Los espectáculos culturales en los Subterráneos

El Legislador Marcelo Gorman presentó un proyecto de ley en el que se establece la creación del Programa “Arte Bajo Buenos Aires” con el objetivo de fomentar el uso adecuado del espacio público y la convivencia con las distintas expresiones artístico-culturales en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. 

El Programa Arte Bajo Buenos Aires propone una re-organización de los espectáculos y representaciones artístico-culturales en las estaciones de subterráneos que resulta fundamental, solucionando entre otras cosas, las cuestiones relacionadas con el nivel del sonido, el tipo de actividad y la ubicación y rotación de los espectáculos mediante la creación de espacios preferenciales, evitando de esta forma un perjuicio para el resto de los ciudadanos usuarios del Subterráneo.

Al registro podrán acceder artistas de distintas disciplinas que ofrezcan espectáculos acordes a los estándares que la reglamentación determine. El proyecto de ley se sustenta en el artículo 32 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde se manifiesta garantizar la democracia cultural, asegurar la libre expresión artística y prohibir toda censura. Asimismo, impulsa fomentar las manifestaciones de la cultura popular; protegiendo y difundiendo su identidad pluralista y multiétnica y sus tradiciones.

El artículo 4 de la Ley 2176 establece el acceso universal, equitativo e inclusivo a la cultura.

Desde el espacio liderado por el diputado Marcelo Gorman aseguran que los derechos mencionados aún no se encuentran regulados claramente por la legislación vigente. Es por este motivo que manifiestan la necesidad de un marco regulatorio de espectáculos artístico-culturales en los subterráneos principalmente, ya que conforman los espacios de mayor concurrencia de ciudadanos.

La Ciudad tiene un riquísimo patrimonio cultural viviente en sus artistas, que día a día desarrollan sus diversas expresiones en diferentes lugares de la vía pública: plazas, esquinas, paseos, líneas de subterráneos y colectivos, entre otros. Las actividades artísticas mencionadas son de carácter musical, teatral, de danza, circenses, y otras vinculadas al arte.

Esta actividad es parte de los usos y costumbres argentinos y muestra distintos aspectos de nuestra cultura, más aún resulta notorio cuando su desarrollo se produce en la vía pública, facilitando el acceso a un público masivo en forma gratuita y contribuyendo también  a satisfacer la necesidad de ocio que tienen todas las  personas.

Para un importante número de artistas, estos espacios son la única vía de expresión de su arte. En vista de la limitación del circuito de espectáculos en la Ciudad de Buenos Aires y en el marco de las dificultades que éstos enfrentan para poder sostenerse a partir de su trabajo en forma independiente, es conocida la importancia que tienen para ellos los aportes con los que voluntariamente contribuyen los ciudadanos al pasar por allí.

Tal como está garantizado en el Código Contravencional (ley 1472 y modificatorias) donde se establece en su artículo 83 la prohibición de las actividades lucrativas sin permiso en el espacio público, salvo las siguientes excepciones: Cuando se trate de venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas, artesanías y en general la venta de mera subsistencia que no implique una competencia desleal con los comercios, ni la actividad de los artistas callejeros en la medida que no exijan contraprestación pecuniaria. Resulta sumamente importante el hecho de regular las actividades de un considerable número de ciudadanos que tanto aportan al fomento de la cultura en el ámbito de la Ciudad. Es sabido que nuestra metrópoli es reconocida, tanto por nuestros ciudadanos como por los turistas de diversos países, como una ciudad diversa a nivel artístico-cultural, la cual es nutrida no sólo por la gran variedad de espectáculos que se llevan adelante en los distintos establecimientos, sino también por las puestas en escena que los artistas callejeros proponen en los espacios públicos.