|

Más polémica por la inscripción online

La Defensoría del Pueblo publicó un duro informe contra el Gobierno porteño donde evaluaron que el sistema es “deficiente, inconsistente y falto de transparencia”.También denuncian que los niños que quedaron sin vacante “fueron desplazados” de la educación pública. Durante el verano y a principios del ciclo lectivo, hubo miles de denuncias de chicos que quedaron sin vacante o que no encontraron lugar en los colegios solicitados debido a los cambios en la inscripción online que el Ministerio de Educación comenzó a aplicar a partir de este año.
Además, la Defensoría criticó la información brindada en los distintos órganos del Estado porteño por “insuficiente” y “confusa”. Por otra parte, cuestionaron la “extemporánea decisión de implementar un cambio tan abrupto en el sistema de tramitación”.
El documento se basó en los datos extraídos a partir de las denuncias que fueron realizadas a la Defensoría durante los meses en que se desarrolló la inscripción, pero también durante fines de enero, febrero y los primeros días de marzo, donde cientos de familias exigieron que otorguen vacantes. Según el informe, se registraron 939 casos de chicos con problemas para conseguir su vacante.
Según la Defensoría, se llegó a ese número como una muestra válida para analizar la situación actual de los 17.000 chicos que tuvieron inconvenientes, en un primer momento, para obtener una vacante, según los propios datos arrojados por el Ministerio de Educación porteño a mediados de enero. Luego, esa cifra se redujo, ya que la Ciudad implementó construcciones en seco (de durlock y con módulos de chapa) para satisfacer la demanda de vacantes.
Posteriormente se realizó un análisis cualitativo que contempló las respuestas vía e-mail de adultos responsables de 309 chicos y adolescentes en edad escolar, ante la inquietud de los asesores del organismo de conocer el estado actual de la situación de los menores.
De la muestra, para el 31 de marzo -fecha en que culminó el proceso de recolección de datos-, aun 123 niños no habían logrado obtener su vacante; y de ellos, el 32,5% ingresó a una escuela de gestión privada, lo que la Defensoría alertó como “el dato más preocupante” que revela el informe.
En el documento criticaron también que, a pesar de haber realizado cuatro resoluciones indicando falencias en el mencionado sistema, junto con presentaciones judiciales, “no se recibió en esta Defensoría del Pueblo respuesta del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad a las recomendaciones formuladas”.
Gustavo Lesbegueris, director de Educación de la Defensoría del Pueblo, explicó que “lo más importante que se observa es que no hubo previsión del Gobierno porteño para implementar esta medida, ya que lo hizo casi terminando el ciclo lectivo 2013″.
En ese momento, “muchas escuelas estaban preparándose para la inscripción de este año, mediante la modalidad tradicional, presencial y personalizada”, por lo que el nuevo sistema “hubiera requerido, por ejemplo, campañas de información a las instituciones y las familias”, sostuvo Lesbegueris.
Según el titular del área de la Defensoría, el informe “reivindica la labor de los supervisores”, y también “el movimiento de las mismas familias en defensa de la escuela pública, ya que se valorizó la participación de los padres mediante una organización que contuvo y orientó a familias con este problema”.