|

“No es nuestro objetivo depender del Estado, sino que nuestro territorio esté en nuestras manos”

Se cumplen más de 80 días del acampe en avenida 9 de Julio y Av. de Mayo que realiza la Qopiwini, organización de los cuatro pueblos originarios de Formosa (Qom, Pilagá, Wichi, Nivalcé) en reclamo por sus tierras. Aún no han sido recibidos por ningún funcionario del Gobierno Nacional.

Entrevista realizada a Félix Díaz, Qarashe de la comunidad Qom Potae Napocna Navogoh.

– ¿A más de 80 días de iniciado el acampe en el microcentro de la ciudad de Buenos Aires, aún no tienen respuestas?
-Así es, desde el 14 de febrero estamos instalados acá y hasta ahora no hemos tenido ninguna respuesta.

– ¿A que atribuye que no haya respuestas de parte del Gobierno?
-Nosotros vemos que tanto el Gobierno Nacional como el Provincial creen que están resueltos los problemas de los pueblos indígenas. Cuando nosotros denunciamos estas injusticias, nos niegan porque saben que hay una deuda. Porque han destinado un montón de recursos a nombre de los pueblos indígenas para que se resuelva el tema habitacional, de agua, salud, educación y otros programas. Pero los indígenas ni siquiera manejan los recursos que están destinados a la comunidad indígena. La inseguridad jurídica de las tierras es lo que nos preocupa y es lo que nos ha hecho movilizar, porque para nosotros la tierra es parte de nuestra vida. Si nos despojan de la tierra es como si nos cortaran un brazo o una pierna. En el territorio está la riqueza para nosotros, ahí está nuestra medicina, que no tiene vencimiento, nuestro alimento, que tampoco tiene vencimiento, la pesca, la caza. Todos esos recursos que están en nuestro territorio nos permiten sostenernos aún sin tener dinero. Pero al no tener ese territorio tenés que ir a comprar medicina a la farmacia y si no tenés plata te morís. Y si no tenés trabajo te morís de hambre. Yo creo que la reducción de nuestro territorio es para la dependencia de los pueblos indígenas, para depender de planes sociales. Pero no es el objetivo del indígena depender del Estado, sino que el territorio esté en manos nuestras.

¿Y qué opción les queda sin la tierra?
– Y la opción es emigrar a las grandes ciudades y convertirnos en villas, vivir sin esperanza. Si no tenemos territorio, no tenemos esperanza de que las futuras generaciones puedan vivir tranquilamente.

¿Quiénes tienen esas tierras actualmente?
-Hoy están en manos de Parques Nacionales, la Universidad de Formosa y particulares.

¿Hay un uso compartido de ellas?
– No, no. Nos despojaron a través de la violencia el Estado, tanto Nación como Provincia se ponen de acuerdo para ignorar nuestro reclamo porque saben que tenemos razón.

Podría hacer un punteo de las reivindicaciones. ¿Cuáles son sus planteos?

-El primer planteo es la aplicación del derecho ya existente. Empezar a analizar por qué en la Ley 23.302 el Poder Ejecutivo designa al presidente del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) y desde ahí nace la manipulación. Después el artículo 13 donde dice en caso de extinción o acefalia de una comunidad, los bienes pasan a manos del Estado. Esa supuesta garantía es la que nos preocupa porque es la que determina nuestra permanencia en los territorios. Porque muchos de los indígenas han sido expulsados por ejemplo cuando se les inunda el campo y cuando quieren volver esos terrenos ya se encuentran alambrados. Por qué, porque la misma ley dice que en caso de abandonar sus tierras, las comunidades indígenas no tendrán derecho a reclamarlas. Ese es el fundamento del despojo que hacen los gobiernos.

Entonces, el despojo que realiza el Gobierno tiene que ver con ese supuesto abandono. ¿Sería una ocupación, luego de una desocupación forzosa por parte de ustedes?
-Si, así es. Esa es la realidad que vivimos. Tenemos causas penales y civiles por usurpación. Eso hace el mismo Estado, que usa la justicia para apretarnos, para perseguir y para justificar los despojos usando las Leyes. El Estado tiene la obligación de garantizar el respeto a los pueblos indígenas, para que no sigan sucediendo los desalojos, los despojos violentos que están cometiendo contra los pueblos indígenas. Porque hay complicidad de jueces, legisladores provinciales y también de los gobernantes. Por esa razón estamos aquí aislados, nadie le da importancia a esto porque es un problema económico para el Estado. Sin embargo, lo que nosotros queremos es recuperar las tierras para dar vida a las especies que habitan en esos territorios y para nosotros también porque es un espacio sano, donde podemos respirar aire puro y que el agua no se contamine. Entonces podremos heredar a nuestras generaciones un mundo sano y con esperanza hacia un futuro mejor.

¿Quiénes son los privados que ocupan sus tierras y que uso le dan?
-Los que están usurpando ahora son ganaderos, explotación turística a través del Parque Nacional, y el terreno que está en manos del Estado Provincial se lo quieren dar a la Universidad Nacional de Formosa. Entonces justifican el despojo diciendo que es de utilidad pública. Nosotros no estamos de acuerdo porque se hizo esto sin consulta, sin participación de la comunidad. Entonces no nos podemos quedar tranquilos de este despojo porque es injusto para nosotros.

Ustedes piden que por lo menos se les consulte, no es que están de plano en contra de que distintas áreas del Estado preserve esos espacios. Por ejemplo Parques Nacionales o la Universidad. ¿Podrían llegar a un acuerdo de un uso compartido?
-Si hubiese un diálogo creo que podríamos evaluar nuestra propuesta. Pero por ejemplo el Parque Nacional recauda con la entrada que cobra a los turistas y a nosotros no nos dan ni un peso. Y respecto a la Universidad, no estamos en contra pero tendrían que charlar primero con la comunidad cuáles son los beneficios para nuestros jóvenes, si hubiera un beneficio para nuestros jóvenes con gusto aceptaríamos, pero así de esta forma, violentamente despojarnos de nuestras tierras, no es justo para nosotros.

¿Ni siquiera se acercan a hablar con ustedes para llegar a algún tipo de acuerdo?
-Ninguno, ningún Funcionario de ningún rango se ha acercado hasta este lugar.

Por el contrario, en las últimas semanas hubo más hechos de violencia contra las comunidades originarias.
-Así es. Justamente hoy estamos teniendo problemas con la comunidad wichi de la zona de Ingeniero Juárez donde se está persiguiendo a los jóvenes producto de la invasión de la distribución de drogas en las comunidades indígenas y también de las bebidas alcohólicas. Los responsables de todo esto son los políticos que gobiernan los municipios y la legislatura provincial que son los distribuidores de estupefacientes y después culpan a los indígenas por los daños que se están ocasionando. Sin embargo es una enfermedad que se tiene que prevenir y curar entre todos nosotros, la sociedad y las autoridades.

¿Cómo es ese mecanismo de distribución de drogas y alcoholismo?
-Eso se distribuye desde los mismos funcionarios del Estado que van y le venden a los indígenas. Al principio les regalaban. Pero como eso crea dependencia entre los jóvenes ya es difícil controlarlo. Eso produce robos y puede provocar cualquier cosa. Hasta a sus padres no respetan esos jóvenes. Es preocupante. Estos temas nunca los tuvimos en las comunidades indígenas, ahora se está recrudeciendo y es muy preocupante para nosotros. Nosotros no somos ni siquiera comerciantes, no vendemos bebidas alcohólicas, ni drogas. Estos productos vienen de afuera, no se producen en nuestra comunidad y nos hacen pelear.

Hay comunidades originarias que adhieren al Gobierno Nacional. ¿Tuvieron la oportunidad de comunicarse con ellos, de que vean el reclamo que están haciendo en uno de los lugares emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires?
-Nosotros nos cruzamos siempre con éstos hermanos, pero no quieren hablar del tema porque saben que tenemos razón. No quieren escuchar esto porque ellos están pagados por el Gobierno y si llegan a acercarse acá les puede costar el sueldo que tienen. Entonces tienen miedo porque dependen del trabajo que tienen con el Estado, entonces mejor permanecer con ese sueldo para poder alimentar a sus hijos y nosotros seguimos acá condenados por esta injusticia.

Incluso lo han criticado a Ud. por participar en distintos actos con fuerzas opositoras. Se han hecho algún tipo de declaraciones en el Programa 6,7,8 donde un dirigente de la Comunidad Mapuche, funcionario del Gobierno Nacional, lo criticó por haber estado en el Vaticano. ¿Cómo responde a esas críticas, por reunirse con Massa y por participar del lanzamiento de la candidatura de Margarita Stolbizer?
-Cuando uno busca diálogo tiene que abrir, no encerrar. Y no usar la violencia para poder poner como una postura dura de enfrentar con todos. Nosotros queremos abrir con todos los canales para que nos escuchen y que el tema indígena sea tomado en la agenda política y no un mero discurso. Por eso hablo con todos los sectores y no me considero opositor ni oficialista. Soy un indígena que trata de luchar por los derechos de los pueblos indígenas y trata de llevar siempre la bandera indígena porque queremos es que el Estado reconozca nuestra existencia y que no sea un mero discurso porque el estado tiene la obligación de dar la garantía y aplicar los derechos que nos corresponden. Nosotros no somos extranjeros, no venimos del barco, nacimos en este territorio y somos los maltratados de este mismo estado. Ellos mismos generaron el despojo territorial, nos sacan lo poco que tenemos y hoy estamos defendiendo las5.000 hectáreas que nos dejaron nuestros padres. Hoy tenemos 3.200 personas y nos quieren seguir quitando lo poco que nos quedó. Por eso no estamos de acuerdo con esta política no es justo para nosotros la distribución y la inequidad de los recursos. Nosotros estamos mendigando cada vez que queremos trabajar tenemos que mendigar a la ciudadanía para que nos den herramientas. Sin embargo el Estado está para garantizar el desarrollo social y cultural de los pueblos indígenas.

Martín Bustamante