|

No habrá boleta electrónica para las elecciones en Ciudad

La Legislatura aprobó un proyecto del PRO que establece que las elecciones volverán a realizarse con boletas de papel. El objetivo es homogeneizar el método con los comicios nacionales, que se darán en simultáneo.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires suspendió el uso de la boleta electrónica para las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), a celebrarse el 13 de agosto, y para las elecciones generales del 22 de octubre. Fue a instancias de un proyecto de ley enviado por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

Luego que el Jefe de la Ciudad, Rodríguez Larreta estableciera por decreto la simultaneidad de las elecciones legislativas nacionales y de la Ciudad, con las mismas autoridades de comicios y escrutinio, debía también definirse cuál sería la metodología de votación a implementarse.

En la Ciudad, el PRO había logrado imponer la boleta electrónica, pero no lo había podido hacer a nivel nacional. Por eso, desde el Ejecutivo de la Ciudad, plantearon que lo más apropiado sería volver al sistema anterior de boleta en papel para las primarias de agosto y los comicios de octubre.

El legislador porteño por la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro, sostuvo: “Vamos a dejar planteado acá, claramente, que el gobierno nacional, a través del Ministro del Interior y del Secretario de Asuntos Políticos, ha intentado, durante todo el año pasado y parte de este, avanzar, mejorar e incorporar nuevos instrumentos para la reforma política y el funcionamiento transparente de las campañas electorales, para que de una vez por todas en la Argentina pasemos a tener un sistema de boleta única electrónica, y así desterrar todo tipo de sospechas o violaciones sobre la voluntad de los ciudadanos a la hora de elegir a sus representantes”.

El proyecto fue aprobado con 51 votos a favor –Frente para la Victoria, Bloque Peronista, Suma+, Coalición Cívica ARI y Partido Socialista Auténtico-, ninguno en contra y 4 abstenciones -Frente de Izquierda y los Trabajadores, Autodeterminación y Libertad y Bien Común-.

De esta manera, queda garantizado un método homogéneo de votación en la Ciudad, y sin complicaciones por darse en simultáneo con las elecciones nacionales. Ferraro, por su parte, se interesó en remarcar que “todos acá tenemos la voluntad de que, en el futuro, en la Ciudad de Buenos Aires, con elecciones simultaneas o unificadas, no tengamos que suspender el avance que tuvimos en materia de reforma política, y esa apelación la debemos hacer cada uno de nosotros a nuestras fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Nación”.

Lo que era considerado por el PRO un avance hacia el fin de las irregularidades en los comicios, quedó obturado. No logró consenso en el Congreso, aún en ejercicio del gobierno de la Nación. Constituye un retroceso su política, y un golpe, que evidencia la fragilidad de su construcción.