|

Reapertura de la Línea D del subte: Un hit en el movimiento urbano de Buenos Aires

Los usuarios se vieron sorprendidos por su cierre abrupto durante dos meses, desde el 8 de enero hasta el 7 de marzo de 2024, dejando a muchos sin alternativas claras de transporte. Por Marcos Bolivar.

La Línea D del subte de Buenos Aires se destaca como una de las más concurridas entre las seis que recorren la ciudad, transportando aproximadamente 215.000 pasajeros diariamente. Sin embargo,

Cierre Prolongado y Antecedentes Históricos

Este cierre representó uno de los más prolongados en la historia del subte porteño. Aunque eventos como la inundación del túnel en 1985 y la renovación de la Línea A en 2013 generaron interrupciones, ninguna alcanzó la duración de esta. El cierre del 2024 dejó en evidencia la necesidad de un plan de contingencia adecuado por parte del Gobierno de la Ciudad para mitigar el impacto en los pasajeros habituales.

Con el inicio del cuatrimestre académico, la reapertura de la estación Facultad de Medicina se vuelve crucial para estudiantes, docentes y trabajadores no docentes de las instituciones educativas cercanas. Situada en un punto neurálgico, facilita el acceso a las prestigiosas facultades de Ciencias Económicas, Medicina, Farmacia y Bioquímica, y Odontología de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Además, su cercanía con importantes centros de salud como el Hospital de Clínicas José de San Martín, el Hospital Odontológico Universitario, el Sanatorio Otamendi y Miroli, y el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT), la convierte en una pieza fundamental para pacientes y trabajadores de la salud.

Demanda Sostenida y Necesidad de Información Precisa

La estación Facultad de Medicina figura entre las más utilizadas del sistema de subte, ocupando el puesto N° 14 en términos de flujo de pasajeros. Con un promedio de 19.423 usuarios diarios, su importancia en la movilidad urbana es innegable. Por lo tanto, se hace imprescindible contar con información oficial precisa sobre su reapertura, garantizando así un retorno seguro y eficiente a la rutina de viaje de miles de personas.

En conclusión, la comunidad urbana de Buenos Aires espera con ansias la reapertura de la estación Facultad de Medicina, confiando en que el Gobierno de la Ciudad brinde información transparente y un plan de contingencia efectivo para minimizar las molestias causadas por el cierre prolongado. La movilidad de estudiantes, trabajadores y pacientes depende en gran medida de la pronta restauración de este vital punto de conexión en la red de transporte público de la ciudad.