|

Se aprobó la creación de la Agencia de Bienes

La Legislatura porteña sancionó la creación de una Agencia de Bienes para el manejo y la administración de unos de 2.400 bienes del Estado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Agencia podrá vender o ejecutar nuevas obras sobre los mismos.

Luego de un extenso debate que contó con discursos encendidos y contrapuestos, el Parlamento porteño aprobó el polémico proyecto de ley del Ejecutivo con 42 votos positivos, 16 negativos y 2 abstenciones.

El PRO superó los 40 votos necesarios con el acompañamiento de SUMA+, Confianza Pública, el Frente Renovador, Sindical Peronista y 3 votos del Frente para la Victoria.

El bloque de 12 miembros del FPV liderado por Carlos Tomada votó dividido. María Rosa Muiños, Silvia Gottero y Claudio Heredia acompañaron al oficialismo, Tomada y Gabriel Fuks se abstuvieron; mientras que Pablo Ferreyra, María Magdalena Tiesso, Lorena Pokoik, Paula Penacca, Javier Andrade, Andrea Conde y José Cruz Campagnoli votaron en contra.

También votaron en contra los bloques de la Coalición Cívica, el Partido Socialista, el PSA, Autodeterminación y Libertad, Bien Común, FIT y PTS.

El proyecto generó el rechazo de numerosas organizaciones vecinales que se presentaron en la Audiencia Publica convocada por la Legislatura para solicitar la opinión sobre esta iniciativa. “Allí hubo noventa y cinco posiciones y todas rechazaron la creación de la Agencia de Bienes” declaró Alberto Aguilera, integrante de la organización Manzana 66 del barrio de Balvanera. “Yo me pregunto a quien representan los legisladores, porque a nosotros no nos representan” agregó el dirigente vecinal.

La repuesta al rechazo expresado en la Audiencia Pública se manifestó en una serie de modificaciones consensuadas entre los bloques que votaron el proyecto y fueron presentadas en un texto una vez comenzada la sesión. Esto generó la indignación de muchos diputados que consideraron incorrecto el tratamiento de una ley sin el tiempo suficiente como para estudiarla.

El encargado de presentar el texto fue el jefe del bloque oficialista en la Ciudad, Francisco Quintana. “Se incluyeron modificaciones que mejoran sustancialmente el proyecto aprobado en diciembre del año pasado. Por ejemplo, en el Directorio de esta empresa incorporamos a los representantes de los bloques parlamentarios de oposición en un tercio de la conformación, pero además limitamos la posibilidad de ser reelectos a un solo período. En el caso del Órgano de control proponemos que sea colegiado con mayoría de la oposición. Antes del treinta de septiembre de cada año la Legislatura deberá recibir el programa anual con el destino de cada uno de los bienes inmuebles” afirmó el legislador.

“No podemos discutir políticas de desarrollo urbano sin discutir la plusvalía del suelo que es un bien escaso en la Ciudad de Buenos Aires y es ahí donde la Legislatura no puede delegar una facultad propia para permitir una transferencia de recursos” advirtió el diputado Maximiliano Ferraro para argumentar su rechazo al proyecto.

A partir de la entrada en vigencia de la ley aprobada, la venta de inmuebles y terrenos públicos de la Ciudad de Buenos Aires no será una obligación de la Legislatura. Sólo será necesario lo que disponga la Agencia de Bienes del Estado porteño.