|

SUBTE: LA CIUDAD DEBERÁ EXPLICAR A LA JUSTICIA EL AUMENTO A $4,50


La jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Elena Liberatori, ordenó al Gobierno porteño que explique a más tardar el lunes al mediodía los detalles del nuevo cuadro tarifario que rige desde marzo pasado, cuando el Ejecutivo porteño definió que el servicio pasaría a costar 4 pesos con 50 en lugar de 3,50, como venía ocurriendo.
Si las autoridades del Gobierno de la Ciudad no presentan los detalles del cuadro tarifario que ubica en 4,50 pesos la tarifa del subte este lunes al mediodía, la jueza Liberatori ordenará que el valor del boleto vuelva a ser de 3,50. En tanto, hubo un fuerte rechazo del diputado porteño por el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MST), Alejandro Bodart, que presentó un recurso de amparo para evitar el nuevo aumento dispuesto por la gestión de Mauricio Macri.
En la audiencia judicial que se llevó a cabo esta tarde participaron, además dela magistrada, el Procurador General Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, Fabián Zampone; el vicepresidente de la compañía estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), Alberto Gowland; y el legislador porteño por el MST Alejandro Bodart.
Al salir de la audiencia, el diputado de la ciudad aseguró que “la jueza definió que la Ciudad tiene que explicar el lunes cómo llegó al cuadro tarifario que puso en práctica recientemente, presentar una nueva tarifa más baja. Si eso no ocurre, la tarifa vuelve a ser de $3,50″, indicó. A su vez, Bodart precisó que “sería muy complejo que las autoridades puedan, en un fin de semana, llevar a cabo un plan detallado. Es muy difícil”.
Bodart agregó que hasta definir cómo será el aumento, la tarifa tendría que volver a $3,50. “Es injusto para los pasajeros”, aseguró.
No es el primer conflicto de esta índole. Luego de que la Ciudad y el Poder Ejecutivo de la Nación firmaran el acta acuerdo por el traspaso del subterráneo, el jefe de Gobierno porteño ordenó que el servicio aumente de $1,10 a $2,50, un aumento del 127 por ciento que fue altamente rechazado por los usuarios, las asociaciones de vecinos y los diputados opositores en la Legislatura porteña. En ese entonces, el Gobierno de la Ciudad había justificado la suba asegurando que la Nación no había hecho inversiones y que no se podía medir “todo como mide el Indec”.
Un año después, a principios de 2013, el Jefe de Gobierno volvió a autorizar un aumento en el subterráneo, que pasó de $2,50 a $3,50. En ese entonces, el Ejecutivo porteño convocó a una Audiencia Pública en la Legislatura que fue meramente informativa, ya que ninguna de las opiniones vertidas en ese espacio sirvió para que la Ciudad de marcha atrás con la nueva suba.
En ambos casos, el legislador Bodart había presentado recursos de amparo, también atendidos por la jueza Liberatori, pero nunca se logró retrotraer el valor del servicio, situación que en muchos casos derivó en protestas de los propios trabajadores representador por la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y el Premetro (AGSTyP), que llevaron adelante medidas de fuerza para evitar las subas del precio del transporte.