|

Un viento frío contra la trata de personas

Por primera vez una querellante víctima de trata de personas llegó a juicio oral. Serán juzgados tres imputados, por hechos que involucran la actividad desarrollada en un local nocturno en la ciudad de Ushuaia. 

Los imputados son tres personas residentes en la ciudad. Uno de ellos se encuentra fuera del país. La fiscalía considera a siete personas como víctimas de los hechos, una de las cuales se ha constituido en parte querellante y ejerce la acción civil.

Este caso, que tiene como protagonista a Alika Kinan, puede sentar precedente y abrir el camino a otras víctimas. La semana pasada, una sucesión de amenazas por distintas vías obligó a la querellante a encerrarse junto a su familia en su casa, que está siendo custodiada por la Gendarmería.

Alika fue captada por primera vez cuando tenía 16 años, en Córdoba. Sus padres la habían abandonado y dejado a su cuidado a su hermana de 10 años. En 2009, la historia se repite. Alika estaba en pareja con un hombre que no sólo le pegaba sino que la explotaba y la amenazaba con no mantener a sus hijos si ella lo abandonaba. En esta situación, nuevamente la obligan a ejercer la prostitución.

El 9 de octubre de 2012 Alika fue liberada en un allanamiento al cabaret El Sheik en la capital fueguina. El primer legajo como alternadora por “trabajar” en ese cabaret es de 1996. Hoy tiene 40 años, se rearmó como mujer y, al frente de su organización no gubernamental Sapa Kippa, milita por los derechos de las mujeres vulneradas y por el abolicionismo, considerando que la prostitución no es ningún trabajo.

Declaró y es testigo en distintas causas en las que hay involucrados proxenetas y tratantes.

Esta semana, su ex (marido) Miguel Pascual, (padre de tres de sus hijas/os), maestro de artes marciales, guardaespaldas y militar español que vive en Edimburgo reapareció al aire en una radio fueguina desmintiendo que Alika sea víctima de trata y amenazándola con sacarle a sus hijas.

Quienes enfrentarán al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego son Pedro Montoya e Ivana García, considerados autores del delito de trata de personas y dueños del prostíbulo “El Sheik”, además de Lucy Alberca Campos, encargada del lugar.

El Tribunal está integrado por los jueces Ana María D’Alessio, Luis Alberto Giménez y Enrique Guanziroli, magistrado integrante del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Chubut, quien fuera designado para integrar la Cámara Federal de Casación Penal.

El fiscal de juicio es Adrián García Lois y estuvo acompañado por el titular de la PROTEX, Marcelo Colombo.

En Buenos Aires se realizó una concentración frente a la Casa de Tierra del Fuego. Allí Margarita Meira de la Red de Madres Víctimas de Trata contó a Abran Paso que “hay una corrupción policial, judicial y estatal. Sabemos que los prostíbulos pagan campañas políticas. Queremos cambiar esta historia por eso estamos todas juntas. Esta causa es importante porque es la primera vez que una chica se anima y pone el pecho”.

El juicio oral continuará durante los próximos días con las declaraciones de las testigos. En contexto de las enormes movilizaciones del Ni Una Menos y el Paro de Mujeres, el caso de Alika se presenta como una instancia fundamental en lo avances de una lucha que cada vez gana más consenso.