|

UNA NUEVA MUERTE EVITABLE EN LA VILLA RODRIGO BUENO

Gastón, un chico de 13 años, cayó a un pozo ciego cerca de su casa en la manzana 2 del barrio ubicado al frente de Puerto Madero. Su familia llamó de inmediato al SAME pero la ambulancia llegó 40 minutos más tarde y Gastón murió. Organizaciones sociales vincularon el hecho directamente con la falta de obras públicas, la prohibición para el ingreso de materiales y el reciente rechazo por parte de la Justicia porteña del derecho a la urbanización y a la integración social y urbana de los vecinos del barrio.

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) denunció la responsabilidad del Gobierno porteño en el hecho, al no avanzar en las obras de urbanización en la villa. “La muerte de Gastón no fue un accidente sino que se vincula directamente con la falta de obras públicas, la prohibición para el ingreso de materiales y el reciente rechazo por parte de la Sala II de la Cámara CAyT del derecho a la urbanización y a la integración social y urbana de los/as vecinos del barrio, desconociendo el contenido que la constitución local brinda al derecho al hábitat adecuado y a una vivienda digna” expresaron en un comunicado.

En septiembre pasado, se revocó la sentencia de primera instancia que había ordenado la integración urbana y social de la villa “Rodrigo Bueno”. Los magistrados sostuvieron que las familias no tenían ningún título que avale la ocupación y que la permanencia en bienes públicos no otorga derecho a reclamar la propiedad. A su vez, entendieron que no hay en el presente caso una obligación legal específica para adoptar la solución ordenada por la sentencia de primera instancia. También afirmaron que la decisión de urbanizar un barrio corresponde a la Administración, excediendo el ámbito de facultades del Poder Judicial.
Los  habitantes de Rodrigo Bueno viven allí hace más de 20 años, cuando el predio estaba completamente abandonado e inutilizado.
En 2005 un grupo de vecinos del Barrio “Rodrigo Bueno” inició una acción de amparo con el objeto de que se les garantice el derecho a gozar de una vivienda digna. Ello debe hacerse a través de la urbanización del barrio, de acuerdo al criterio de radicación definitiva que establece la Constitución de la Ciudad.
“Desde ACIJ hemos manifestado nuestra preocupación ante el mencionado fallo, regresivo, violatorio de los derechos fundamentales de los vecinos y que desconoce el alcance constitucional, legal y jurisprudencial que la Ciudad ha otorgado al derecho a una vivienda digna y hábitat adecuado. La muerte de Gastón, tanto como las muertes anteriores que sucedieron en el barrio por la desidia estatal, evidencia aún más las graves consecuencias que acarrean este tipo de decisiones” manifestó la Asociación.

Por su parte, la revista de cultura villera La Garganta Poderosa también expresó su bronca y denunció la responsabilidad del Estado local. “Estamos escribiendo a las 2 de la mañana, para que todo el mundo sepa que nos acaban de matar a Gastón, que apenas tenía 13 años y que hace tan sólo unas horas había vuelto de su escuela a la casa 96, de la manzana 2, en el barrio Rodrigo Bueno” expresaron a través del facebook. “Sí, esta villa que tiene congelado su fallo en favor de la urbanización. Sin cloacas y con una prohibición absurda que impide ingresar materiales, para no alterar la salud de los negocios inmobiliarios, llegó del cole y se puso a jugar con su gato, hasta que cayó en un pozo ciego. Quiso rescatarlo. Y se cayó también. De inmediato, su familia llamó al SAME, pero la ambulancia no llegó. Llamó de vuelta, pero la ambulancia no llegó. Y llamó de vuelta, pero la ambulancia no llegó. Recién cuando apareció un patrullero, 40 minutos después, apareció la “atención médica de emergencia”. Hoy, recién, hace un rato, todo era alegría, porque “Gas” había empezado el secundario en el Ingeniero Huergo. Y ahora los peritos se acaban de ir. Dicen que, posiblemente, pudo morir “ahogado”, justo ahí, a sólo 30 metros de la casa donde murió María, a los 5 años, por un incendio que nadie quiso apagar. Ahogado, sí, ahogado en la desidia y la impunidad, asesinos de mierda”.