|

Una nueva plaza a metros de San Cristóbal

Se ubicará en Constitución 3339, entre Virrey Liniers y Loria. La construirá la Comuna 5 y asignó un presupuesto de casi $42.000.000. Por Juan Manuel Castro.

Los vecinos del sur de la Comuna 3 (Balvanera y San Cristóbal) en un tiempo podrán disfrutar de un nuevo espacio público, ya que la Comuna 5 (Almagro y Boedo) preadjudicó esta semana la obra para construir una plaza en el predio de Constitución 3339, entre Virrey Liniers y Sánchez de Loria, en el límite entre Boedo y San Cristóbal, a metros de la Autopista 25 de Mayo.

La empresa Monge Construcciones SRL fue una de las dos empresas en presentar ofertas ante autoridades porteñas y la que resultó preadjudicada, con un presupuesto oficial de $41.794.077.

En el pliego de la licitación, fuentes oficiales explican que se trata de un “espacio público integrador” para “recreación, esparcimiento, de realización de actividad deportiva y de reunión”.

Del mismo modo, se habla de “generar tres espacios dentro del nuevo espacio público”: “Estos espacios, determinarán un área de postas aeróbicas y de calistenia, otra área de estar (con equipamiento de mesas y bancos) y una más de acceso, con equipamiento de bebedero, banco y bicicleteros”. “Dada la condición del terreno elevado sobre nivel de calle, la propuesta plantea aprovechar el desnivel para sectorizar el espacio de la plaza y generar menor movimiento de suelo posible”.

“En lo que respecta a los tres sectores mencionados, el área de acceso se implanta en el mismo nivel de calle desde el cual se sube hacia otros sectores por las rampas o escaleras, previstas de solado podo táctil y barandas reglamentarias. En este nivel se ubica equipamiento de uso común por otros dos sectores”, suman fuentes oficiales.

“En el nivel intermedio se proyecta el espacio de estar y en el nivel superior y coincidente con el nivel actual del terreno se ubica el área de actividad deportiva. La morfología de la plaza se arma con varios canteros de diferente nivel con plantación de árboles nuevos, plantas herbáceas y arbustivas, algunas aromáticas y otras nativas”, detallan.

“Además, se prevén instalaciones de alumbrado, pluviales y de riego acordes a la propuesta. Todas las instalaciones, circulaciones y accesos están diseñados para recibir usuarios con movilidad reducida y se prevén obras de veredas nuevas con cazoletas mejoradas y árboles nuevos”, añaden.

Vale recordar que la Comuna 5 estuvo al frente de otra obra pública con influencia en la vecina Comuna 3, ya que en 2019 inició las obras para construir el Patio del Abasto, sobre Bustamante, entre Lavalle y Guardia Vieja, en Almagro, al límite con Balvanera, en la zona del Abasto.

El sitio perteneció antiguamente a la corporación que gestionaba el Mercado de Abasto Proveedor. De hecho, el frente lleva una arquitectura que remite al mismo. 

Fue legado al Estado de la Ciudad de Buenos Aires y hace mucho tiempo los vecinos exigían que allí se construyera un jardín. Durante más de 20 años fue ocupado por particulares, quienes en principio lo gestionaban a título precario como un sitio de recreación. El GCBA mantuvo un extenso litigio hasta poder desocupar el predio y dar inicio a las obras. El lugar se inauguró en el segundo semestre de 2020, en el marco de las aperturas progresivas por la pandemia de Covid-19.

Se trata de un lote de aproximadamente 700 metros cuadrados, en su mayor parte cementado y con juegos para niños. Hay poco sector parquizado y está concurrido la mayor parte del tiempo por familias. De todos modos, resulta un sitio clave para los vecinos de ambos barrios ya que la zona no ofrece plazas públicas en la proximidad. Hay que irse hasta las Plazas Almagro (Bulnes y Sarmiento), Monseñor de Andrea (límite de Recoleta y Balvanera) o el propio Parque de la Estación de Gallo y Perón. 

En esta línea, hay que recordar que las Comunas 3 (Balvanera y San Cristóbal) y 5 (Almagro y Boedo) son las que presentan menor proporción de metros cuadrados de espacio público verde por cantidad de habitantes, tanto en mediciones públicas como estudios privados. De ahí que cada nuevo lugar que se construya es de relevancia comunitaria.

La obra anunciada a través del Boletín Oficial porteño por la Comuna 5 se inscribe en un sitio especial para los vecinos de la Ciudad. Se trata de la traza contigua a la Au 25 de Mayo, que si bien posee una gran extensión de espacios públicos entre viviendas particulares, muchos están degradados, tapiados, concesionados y una porción mínima es disfrutada por la comunidad de forma plena. Sin ir más lejos, el predio de la futura plaza en la actualidad está cerrado y sin uso. 

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires suele habilitar el uso a título precario de estos lotes a instituciones, clubes y entidades de bien público.  

También vale recordar que años atrás el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había anunciado un ambicioso plan –mediante la Ley porteña N° 6.056 de 2018- para reformular el uso de estas tierras linderas a la Au 25 de Mayo, modificando las concesiones, para garantizar la continuidad de los clubes y a la vez fomentar la llegada de negocios o sitios en actividad, en vez de tener depósitos o baldíos como ocurría en los hechos en algunos casos. 

En 2019, fuentes del GCBA explicaban sobre este cambio: “Serán concesionados por treinta años y los adjudicatarios deberán cumplir con normas que establecen la instalación de iluminación, baños y mejoramiento del entorno, así como la prohibición de disponer de los espacios para estacionamientos como uso principal o para el estacionamiento de colectivos”. 

“La ley establece, además, que quienes ganen las licitaciones deberán desarrollar espacios con frentes abiertos y conectados con el espacio público. La norma anterior disponía permisos por cinco años, lo que repercutía en inversiones de baja calidad y poca infraestructura. En ese sentido, la nueva norma apunta a revertir esa situación y a revalorizar esos terrenos con ajuste a la realidad de cada barrio. Por otra parte, los permisos vigentes mantendrán su condición hasta el plazo establecido y quedan exceptuadas las instalaciones donde actualmente funcionan organizaciones sin fines de lucro, asociaciones, federaciones, fundaciones, sindicatos, clubes y centros de jubilados”, se añadía.

No obstante, el plan de transformación se diluyó, en parte debido a la irrupción de la pandemia y la modificación de las prioridades del Poder Ejecutivo. 

En este caso, es la Comuna 5 y no el Gobierno central el que impulsa la obra en la plaza, pero las Comunas no dejan de depender de la Jefatura de Gabinete de Ministros del Poder Ejecutivo de CABA.

Al cierre de este artículo no había en marcha nuevas obras de este tipo, pero hay expectativa en cómo impactará la nueva plaza en la zona, históricamente degrada por el efecto negativo del área de influencia de la autopista.