|

Ya son catorce las escuelas secundarias tomadas en la Ciudad

 

Los estudiantes secundarios irrumpieron en el escenario político de la Ciudad enfrentando políticas de ajuste, con reclamos que vienen de vieja data y que tienen sus ejes en las demandas por mejoras de calidad e infraestructura y en abrir la discusión sobre la reforma de la Nueva Escuela Secundaria de Calidad (NESC) que reduce las orientaciones de los secundarios y las horas de especialidad.

El Gobierno de la Ciudad dispuso que los cursos que no tuvieran un mínimo de 12 estudiantes serían cerrados. La bronca no se hizo esperar y los estudiantes de las artísticas le recordaron que, para poder cumplir ese requisito, se necesitan condiciones edilicias que ya vienen exigiendo.

Cortes de calles, marchas e intervenciones artísticas no le alcanzaron al Gobierno para escuchas los reclamos. Entonces se tomó la  la Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, escuela artística que tiene designado un terreno para la construcción de un edificio, el cual hace tiempo no se coloca ni un ladrillo. Y siguieron las tomas…
Distintas escuelas empezaron a solidarizarse con los cortes, mientras fueron agregando sus propios reclamos.

Así se organizó la marcha del 12 de junio donde se movilizaron miles de estudiante y los reclamos se sumaron. Se exigió presupuesto contra el cierre de cursos, mejoras edilicias y el rechazo a la reforma de la NESC (Nueva Escuela Secundaria de Calidad) proveniente del Gobierno nacional. Esta reforma se rechaza principalmente por su carácter de impuesta sin debate democrático, por no tener las escuelas la infraestructura para llevarla adelante y porque recorta contenidos curriculares específicos de las distintas especialidades.

Bruno, del Yrurtia, opinó: “Este año nos tocó ser la primera escuela en tomar. Otros años empezó en los técnicos, hoy nos toca más a nosotros, así que teníamos que dar el punta pie inicial. Corríamos riesgos pero ya son diez las escuelas tomadas y van a seguir sumando. La toma se votó en asamblea con el 93% a favor. En la toma hacemos talleres que dan docentes, padres, graduados y estudiantes. De entrada decidimos que nada de faso ni escabio, sobre todo para no distorsionar la toma y para que no usen eso en contra de nuestros reclamos. Nos organizamos en comisiones: de seguridad, cocina, limpieza y difusión. Lo importante es que esto ya superó al Yrurtia y que la toma siga o no y como sigua la lucha pasó a ser una decisión colectiva con el resto de las escuelas.”

Andre, vocera del Centro de Estudiantes Mastrazzi, afirmó que “Nuestro problema es de infraestructura. Es un edificio histórico, pasaron dos licitaciones y fracasaron. La plata se la habrán robado, los pisos de danza están todos rotos, sacaron el techo del comedor y cuando llueve ¡arreglate! Y está lleno de ratas. Otro tema es el recorte de presupuesto y el cierre de cursos. A principio de año fusionaron dos quintos de golpe. A esto se sumó que la NESC no ampara a las artísticas: pasamos a ser un bachiller orientado y nos agregan tres horas. Nosotras cursamos de 8 a18:30hs, en turno y contraturno; más es imposible y no hay lugar físico. La NESC dice que te podes anotar y hacer sólo el bachiller y no danza; eso le saca la identidad además de que va a llenar la matrícula y le va a sacar la posibilidad a muchos que vienen específicamente de lejos incluso por la especialidad. Por esto tomamos desde el primero de junio. Hay un tema a agregar: desde el primer día nos pusieron cana en la puerta, interrogan, quieren entrar, espían para adentro, sacan fotos. Es un tema de alta persecución política que tenemos que denunciar. Nos dijeron que no nos van a escuchar mientras estemos de toma pero lo dicen para corrernos. Quieren que levantemos; nosotros no nos vamos a dejar apretar. La toma va a seguir hasta que tengamos algo concreto. Mientras tanto, se van a seguir tomando escuelas”.

Enzo, delegado de segundo octava del Saavedra (Técnica Nº 17), comentó sobre la marcha del 12 que “del Saavedra éramos casi cien, y eso que no nos dejaron levantar el turno. Llegamos al Pizzurno cantando, había un montón de escuelas y muchos pibes. A pesar de eso no nos atendieron, así que vamos a seguir y las tomas también”.

Melanie, representante del tuno mañana de la Técnica Nº15, destacó que “el problema es la NESC: de entrada no da la infraestructura del colegio, ¿dónde van a meter a los talleres de dibujo publicitario y de artes graficas? si ahora no entramos. Otro tema es que la reforma elimina contenidos específicos de nuestras especialidades y los reemplazan por contenidos generales, los estudiantes de los primeros años donde ya se está aplicando se van a recibir con menos herramientas. Además está el tema de las prácticas profesionales. El gobierno dice que a dos años no tiene proyección, pero las experiencias que hubo es que a los pibes los mandaron a hacer algo que nada que ver: limpieza o cadetería y pagándoles re mal. Si se van a hacer que sean pagadas como corresponde y que realmente sea una práctica que te forme”.

Iván, presidente del Centro de Estudiantes del Saavedra, insistió: “Nosotros ya empezamos el año con conflicto en un curso de electrónica que querían cerrar; después empezamos a hacer un petitorio por otros temas presupuestarios y en eso los del Yrurtia toman. Muchos pibes que vienen acá tienen hermanas y amigos allá, somos vecinos; así que al toque nos solidarizamos, cortamos avenida Alberdi y todos los pibes se fueron metiendo en el conflicto. Ahora estamos discutiendo lo nuestro específico porque atrás del cierre de cursos esta la NESC que destruye lo específico de nuestras carreras. Macri recorta en educación pública mientras financia la educación privada y aplica la NESC, que viene del Ministerio de Educación nacional. Ahí aparece el ‘modelo’ del kichnerismo, que no es un modelo que pretenda desarrollar la industria nacional. Porque eliminando los contenidos específicos en las escuelas técnicas lo único que van a profundizar es seguir comprando vagones e industria a china, rusa o de Estados Unidos. Mientras tanto, nosotros vamos a seguir luchando contra el ajuste y por otra formación. Lo bueno es cuánta unidad vamos logrando”.

Luego de casi dos semanas, en la Ciudad ya son 14 las escuelas secundarias tomadas, se trata de las artísticas Rogelio Yrurtia, Manuel Belgrano de Barracas, Lola Mora, Aída Mastrazzi y la Escuela de Cerámica N° 1; Mariano Moreno, Agustín Tosco, Mariano Acosta, Lengüitas (Spangenberg), Lenguas Vivas, Julio Cortázar; Claudia Falcone, Normal 8 de San Cristóbal; ayer mediante una asamblea se decidió la toma de la Escuela Carlos Pellegrini y son muchas más las que están en lucha.

Por último, se confirmó que mañana habrá una movilización de la que participarán alumnos de los colegios tomados, docentes y padres, que irá desde el ministerio de Educación de la Nación, en el Palacio Pizzurno, hasta el Ministerio de Educación porteño, sobre Paseo Colón; será a las 3 de la tarde. Recientemente sumaron su adhesión los docentes de Asociación de Docentes de Enseñanza Media y Superior (Ademys) y la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA).