|

Desafíos educativos en medio de la crisis: ¿Está preparada la Ciudad para afrontar la migración estudiantil?

En el contexto de la actual crisis económica que afecta a Argentina, marcada por el ajuste liderado por el gobierno de Milei, surge la preocupación por el impacto que esta situación tendrá en el sistema educativo de la Ciudad. Por Marco Bolivar.

Recordando la migración estudiantil durante la crisis de 2001-2002, cuando más de 11,000 estudiantes pasaron de escuelas privadas a estatales, nos preguntamos si el subsistema de educación de gestión estatal está preparado para recibir una migración equivalente en la actualidad.

Desafíos de la Educación Estatal

En este escenario, la pregunta crucial es si el sistema educativo de gestión estatal cuenta con los recursos necesarios. A pesar de la magnitud del desafío, la inversión en educación ha disminuido de manera sistemática desde 2007. El presupuesto destinado a educación inicial ha caído un 45% desde 2015, mientras que primaria, media y técnica sufrieron descensos del 37%, 44%, y 35% respectivamente. Esta desinversión plantea dudas sobre la capacidad de las escuelas estatales para absorber un aumento significativo de la matrícula.

Impacto en la Alimentación Escolar

En tiempos de crisis, las escuelas se convierten en un refugio esencial, especialmente para aquellos niños que dependen de las comidas escolares. Sin embargo, el servicio de alimentación escolar en la Ciudad enfrenta deficiencias graves en calidad, con denuncias de intoxicaciones y falta de nutrientes.

Es urgente considerar una modificación en el sistema escolar para mejorar la calidad del servicio alimentario, involucrando a cooperativas y fortaleciendo las cooperadoras escolares.

Desafíos del Transporte Escolar

Con el inminente aumento de las tarifas de transporte público, se anticipan dificultades para la asistencia escolar. La implementación de una ley de boleto educativo, que garantice la gratuidad del boleto escolar no solo para estudiantes sino también para sus acompañantes, docentes y la comunidad educativa terciaria, se vuelve esencial para evitar la deserción escolar.

Frente a la creciente exclusión social, el Gobierno de la Ciudad debería fortalecer el sistema de becas educativas, convirtiéndolas en un pilar para sostener la escolaridad de niños y adolescentes. Sin embargo, el presupuesto asignado para becas en 2024 es un 47% menor en términos reales que en 2015, planteando la necesidad de reconsiderar estas asignaciones.

Controlar el Aumento de Cuotas en Escuelas Privadas

Además, se debe prestar atención a la migración de matrícula desde escuelas privadas sin subvención estatal hacia las subvencionadas. Los sindicatos de docentes alertan sobre esta tendencia, destacando la necesidad de políticas que limiten el aumento de las cuotas en las escuelas privadas.

Ante la inminente crisis socioeconómica, el Gobierno de la Ciudad enfrenta el desafío de asegurar que el sistema educativo esté preparado para proteger el derecho a la educación de todos los niños y adolescentes. La inversión en infraestructura, alimentación escolar, transporte y becas educativas se presenta como imperativa para garantizar un acceso equitativo y de calidad a la educación en estos tiempos difíciles.