|

“La institucionalización del ninguneo”

Así definieron los integrantes del Consejo Consultivo Comunal 3 el trato de la Agencia de Protección Ambiental, cuando se acercaron a su edificio para solicitarles la documentación que habilita la construcción en el predio de Ayacucho y Perón. Por Ximena González.

Hace meses que los ciudadanos quieren conocer la situación actual del terreno de Balvanera en donde anteriormente había una estación de servicio. El lugar fue declarado Sitio Potencialmente Contaminado por lo que para utilizarlo era necesario hacer estudios y trabajos de remediación del suelo. Sin embargo, cuando los vecinos vieron movimiento de obra y se comunicaron con la Defensoría del Pueblo para solicitar información a la Agencia de Protección Ambiental (APRA), estos les respondieron a medias y nunca les entregaron las certificaciones que confirmaban que se hayan hecho los trabajos requeridos para garantizar la seguridad ambiental.

Por eso decidieron acercarse a las oficinas de la APRA, amparándose en las leyes nº 104 de Acceso a la Información Pública y  nº  303 de Información Ambiental de la Ciudad, solicitando acceso a la documentación existente sobre este terreno, el contenido de los estudios hidrogeológicos realizados, plan de remediación,  memoría técnica u otros estudios y mediciones requeridas por la normativa y la habilitación de uso de la CABA o la Nación. Pero quien fue al edificio tampoco obtuvo respuestas.

La vecina contó que en un principio no querían recibirle la nota y no le quisieron dar el mail de la agencia, con el argumento de que no lo recordaban. Al respecto, los vecinos coincidieron que la falta de contestación a una solicitud de información pública representa una actitud violenta y de destrato. “Es la institucionalización del maltrato, el ninguneo”, manifestó uno de ellos. Aunque después recibieron una mensaje de la Subgerente de la Mesa de Entradas de APRA, quien pidió disculpas ya que, según explicó, la persona que estaba atendiendo no pertenecía al Área de Mesa por lo que no pudo encauzar el requerimiento, a la vez que le solicitó que describa el motivo del reclamo para ver cómo encauzarlo.

El Consejo Consultivo de la Comuna 3 dedica un tiempo de sus asambleas a esta problemática hace varios meses. En el último encuentro debatieron sobre la posibilidad de llevar a la Junta Comunal o a la Legislatura porteña una nota con el petitorio para que en ese espacio se haga una plaza y las planillas con las firmas de los habitantes de la zona, que recolectaron en las tres jornadas de concientización realizadas por la intercomisión con eje en espacio público y ambiente.

El objetivo de las reuniones fue visibilizar las necesidades de espacios verdes de la comuna, pedir una plaza en Ayacucho y Perón y otra en el terreno donde se anuncia “la construcción de una torre ilegal”, aseguran los miembros del Consejo, en la esquina de San Juan y Alberti, exigir respuesta a quien los reciba acerca de los reclamos presentados y comprometerlo públicamente a trabajar con la entidad las problemáticas.

“El Gobierno de la Ciudad después de dos meses le respondió a la defensoría sobre los estudios que se hicieron, que se solucionó el tema de la tierra contaminada, las napas de agua. Suponemos que es así. Eso se hizo en el 2017 cuando la Secretaría de Energía estaba a cargo de Aranguren, ex presidente de la Shell y de varias compañías petroleras. Rápidamente en ese periodo en los terrenos de alta valuación, como Figueroa Alcorta, Libertador u otros, sacaron las estaciones de servicio, parece que no había contaminación y se construyeron enormes edificios. Y en esa volteada también entró este. Pero supuestamente el GCBA le mandó a la Defensoría estos archivos adjuntos y ellos no nos los mandaron. Ahora la verdad que es el cuento de la buena pipa, damos vueltas sobre lo mismo. Es muy desgastante todo esto para los vecinos”, manifestó uno de los asistentes en la última asamblea.

Y agregó: “Según nos dice la Defensoría el predio sigue siendo de Petrobras, que no sé, se dedica a construir. Lo concreto es que tenemos que ver esos papeles. El otro camino es ir por la ley 104, presentarnos ahí y solicitar al GCBA esa información y después ir la Legislatura y estar en la calle reclamando, visibilizar el tema porque la verdad es además debería haberse hecho una audiencia pública porque supera los 10 mil metros cuadrados. No puede ser que no estén esos papeles. Si ya está autorizada la obra, nos tendrían que mandar todo al día siguiente. Y ya pasaron dos meses”.

Además del plan de presentarse en la Secretaría de Energía de la Nación, se comunicaron con el secretario del legislador Manuel Socias al frente de la Comisión de Espacio Público para solicitar una reunión con los vecinos integrantes de esta Intercomisión de trabajo, quien les dijo que elijan dos días diferentes para que puedan adaptar sus ocupaciones a esos dos días y recibirlos.