|

¿Qué son las prácticas educativas en ámbitos laborales?

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció la implementación de actividades pedagógicas obligatorias en empresas y organizaciones para alumnos que cursen el último año de la secundaria en 2022. Por Martín Bustamante.
Foto. Prensa Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció la implementación de actividades pedagógicas obligatorias en empresas y organizaciones para alumnos que cursen el último año de la secundaria en 2022. Por Martín Bustamante.

Según informó la Cartera educativa porteña, el plan estará destinado a 29.400 chicos de 442 establecimientos educativos de gestión pública (11.250 alumnos en 116 escuelas) y privada (18.150 estudiante en 326 colegios).

La resolución Nº 3958 del Ministerio de Educación a cargo de la ministra Soledad Acuña denomina a estas prácticas como “Actividades de Aproximación al mundo del trabajo y de los estudios superiores” (ACAP). Según el texto normativo, se trata “aquellas experiencias pedagógicas concretas destinadas a acercar a los/las estudiantes al mundo laboral, cultural y de la formación superior, las cuales profundizan en el campo de conocimiento de la orientación”.

Los espacios indicados para desarrollar estas actividades serán “contextos formativos, tanto profesionales como académicos reales por fuera del edificio escolar” de forma presencial, aunque antes los estudiantes tendrán que pasar por un “instancia introductoria” (un taller o seminario).

Los ámbitos de formación están divididos en cuatro categorías: a) Sector productivo (privado o público), b) Sector de gestión de políticas públicas, c) Ámbito cultural/ comunitario y d) Ámbito de la educación superior/ científico- académico. 

A su vez, las ACAP tendrán un duración mínima de 120 horas cátedra durante todo el año. La planificación estará a cargo de los docentes afectados a materias de orientación, quienes además realizarán un seguimiento.

La resolución ministerial establece que la elección de la actividad y de su ámbito será potestad de reparticiones del Ministerio de Educación, Supervisiones y/o Escuelas. Las instituciones escolares de gestión estatal que eleven propuestas deberán tener una aprobación por parte de la supervisión, la Dirección de Área correspondiente o los referentes pedagógicos del Ministerio de Educación. Aún no se aclaró cuáles serán los criterios para llevar adelante estos procedimientos.

Sobre este asunto el Jefe de Gobierno destacó que “con las prácticas en el trabajo lo que queremos es que cada estudiante tenga un horizonte más claro de hacia dónde le gustaría caminar en su futuro. Vamos a ofrecer opciones, para que puedan elegir según la orientación de la escuela y según la vocación de cada estudiante”.

En relación a las empresas o instituciones que adhieran a esta iniciativa, el funcionario hizo un pedido especial “al sector productivo, a las empresas, a las ONGs, a las universidades” para que “nos ayuden a impulsar este plan”.

Las prácticas fueron anunciadas durante una conferencia de prensa que brindó el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta acompañado por la ministra de Educación de la Ciudad Soledad Acuña. El titular del Ejecutivo porteño aclaró que no se trata de una pasantía, pero esto abrió una incertidumbre sobre si la actividad que realizarán lo jóvenes implica o no trabajo. 

Si bien los funcionarios remarcaron que es una actividad educativa y, por lo tanto, no remunerada, en diálogo con TN Acuña afirmó que en estas instancias los jóvenes empiezan a adquirir otro tipo de habilidades: “trabajar en equipo, tener una autoridad que es un jefe y no tener a alguien que todo el tiempo te está diciendo cómo hacerlo”. Todos los elementos que describe la Ministra indican que se trata de un trabajo en relación de dependencia, aunque quedó establecido que no será remunerado.

Durante la mencionada conferencia de prensa el jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel ponderó “la cultura del trabajo”: Creemos en el esfuerzo, en el mérito, y trabajamos para que cada chico en la Ciudad tenga oportunidades de desarrollarse”.

No queda claro cómo se van a llevar adelante estas actividades en un plazo relativamente corto para capacitar a los docentes. Según Rodríguez Larreta, “hoy todos los docentes de la Ciudad tienen capacitaciones obligatorias, y aprenden sobre tecnología, sobre los nuevos contenidos informáticos”.

El proyecto plantea otras incertidumbres que aún no fueron enunciadas: ¿Por qué es obligatorio? ¿Qué van a hacer los chicos en los lugares de trabajo? En caso de que trabajen, ¿las empresa van a darles alguna remuneración a los estudiantes o alguna contraprestación al Estado? Si es una capacitación, ¿será remunerada? ¿Qué pasa si una institución educativa no tiene acceso al ámbito que prefiere un alumno? ¿deberá elegir otra opción aunque no quiera?