|

La educaci贸n congelada (podcast 馃帶 y nota 鉁嶏笍)

La comunidad educativa del Colegio Mariano Acosta denuncia una situaci贸n de abandono edilicio y advierte inconvenientes para el funcionamiento de la caldera, las calefacciones y los laboratorios. Por Mart铆n Bustamante.

Julio Pasquarelli estudio en la Escuela Normal Mariano Acosta y sus hijos tambi茅n. Durante muchos a帽os fue docente y hoy se desempe帽a como Vicerrector de la Instituci贸n.

Su amor por la educaci贸n p煤blica y por “El Acosta” es evidente. Parece dispuesto a todo, a soportar todo tipo de presiones para que se solucionan los problemas edilicios m谩s urgentes que tiene el colegio, incluso aunque eso le cueste el cargo.

Transcurre un mi茅rcoles de invierno en Balvanera, Buenos Aires. El sol le da una breve tregua a los estudiantes, docentes, padres, madres, directivos y periodistas que se concentran en la puerta del Acosta. El calor dura poco y el frio promete quedarse varios meses.

Las calefacciones no funcionan, el Centro de Estudiantes protesta y los docentes despliegan sus frazadas. Juntos realizan el frazadazo en la puerta del Colegio, con la presencia de unos 100 alumnos, docentes, padres, madres y directivos.

El Mariano Acosta es un colegio imponente, es la segunda escuela que se cre贸 en el pa铆s. Est谩 por cumplir 150 a帽os y su edificio fue dise帽ado por el mismo arquitecto que estuvo a cargo de la creaci贸n del Teatro Col贸n.

Su directivos piden mesas de di谩logo y trabajo con la Direcci贸n General de Infraestructura porque es una escuela que necesita permanentemente arreglos que no se realizan. “Se est谩 trasformando en una escuela en emergencia edilicia”, cuenta Pasquarelli.

Cuentan con tres calderas y una m谩s para un sector que los estudiantes denominan TrasnSiberia por el fr铆o del lugar. S贸lo funcionan dos ocasionalmente “porque vinieron los medios”. Adem谩s, las apagan de noche y al d铆a siguiente la escuela est谩 completamente congelada.

Pero lo problemas no se restringen al gas. Se realiz贸 una relevamiento y se verific贸 que hay aulas que tienen el 90% de sus luces quemadas porque hay cortos en el sistema el茅ctrico. El nivel inicial tiene paredes con humedad en las salas de tres, cuatro y cinco a帽os.

El Acosta es parte del patrimonio hist贸rico y cultural del barrio. Un orgullo que se mantuvo a lo largo de los a帽os gracias al esfuerzo de sus protagonistas.