|

Narcomenudeo y venta ambulante: los reclamos vecinales que se repiten, ahora en el FOSEP de la Comuna 3

El encuentro se llevó a cabo junto a autoridades de la Policía de la Ciudad y del Ministerio Público Fiscal de la CABA. Por Juan Manuel Castro.

Este lunes 18 de abril cerca del mediodía se desarrolló la primera reunión presencial del año del Foro de Seguridad Pública (FOSEP) de la Comuna 3 (Balvanera y San Cristóbal) en el Círculo de Suboficiales de la Policía Federal Argentina (Belgrano 2584) con la presencia de vecinos, autoridades comunales, representantes del Ministerio Público Fiscal de la CABA y del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

A nivel local, estuvo presente la presidenta de la Junta Comunal 3, Silvia Collin; Adrián Ignacio Ochoa, comisario de la Comisaría Comunal 3 (Lavalle 1958); Roque Araoz, al frente de la Comisaría Vecinal 3 B de San Cristóbal (Catamarca 1345).

Se sumaron representantes de la Oficina de Vinculación Ciudadana del Ministerio Público Fiscal de la CABA, representantes del FOSEP y del Ministerio de Justicia y Seguridad, ambos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Estas autoridades adelantaron que habrá otras dos reuniones más de la Comuna 3 durante 2022, una en agosto y otra en octubre o noviembre. “La idea es plantear las problemáticas acá para ir viendo de resolverlas para el encuentro siguiente”, sostuvieron.

Al igual que en reuniones similares como el ciclo Comisarías Cercanas o en las charlas abiertas encabezadas por el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, los vecinos plantearon problemas vinculados a la venta de droga y al “uso indebido del espacio público”.

De este modo, sobresalieron conflictos en dos sitios bien marcados: la zona comercial Once, en particular el eje de Pueyrredón entre Corrientes y Rivadavia; y el llamado Polo de narcomenudeo, limitado por Jujuy, Loria, Rivadavia y Belgrano.

En el primero se agolpan las quejas por la presencia constante de manteros. Así lo ejemplificó una vecina llamada Patricia, que reside en Paso y Sarmiento. “Hace casi 50 años vivo acá, nunca se vivió así. Les pido a los policías que vayan de civil e intenten tomar un colectivo en Mitre y Castelli. Es una odisea. No podés caminar por la vereda, no tenés salida, tenés que quedarte parado en la calle esperando, o ni siquiera porque te paran los autos en doble fila. Es un peligro”.

También dijo sobre los vendedores ambulantes: “Si les pisás la manta sin querer, que ocupa toda la cuadra, te matan”.

En este contexto, planteó una inquietud: “No podemos salir de nuestras viviendas, hay gente mirando los movimientos de las personas”. “Pago mis impuestos, vivo en un barrio que es una locura de gente, pero no para que en la puerta de mi casa me dejen basura y a la noche vengan las ratas”, lamentó. 

De modo similar, una vecina llamada María, que reside en Sarmiento y Pasteur, habló de los manteros: “No puedo caminar porque ocupan casi toda la vereda, se enojan mucho si les pisan la manta. Dejan una suciedad enorme, todo revuelto, un asco. Es muy injusto”. 

También habló de la “presencia del narcotráfico”: “Es algo que todos lo vemos todo el tiempo”.

Vilma, una vecina de Sarmiento al 2800, se quejó porque según ella hay bandas de jóvenes que roban a los peatones y comercios. “Antes había mejorado esta situación, pero se volvió a desmadrar en el último tiempo. Se drogan a cualquier hora, están por Pueyrredón entre el 100 y el 300”. 

Dentro del eje manteros quien también expuso fue la presidenta de la ONG local Buenos Vecinos BA, Gloria Llopiz Ortiz. Recordó que esta entidad mantiene un litigio judicial para investigar la venta ilegal en la zona. 

Además, apuntó a Juan Grabois, referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP): “es dueño de parte del espacio público de Once”.

Fundamentó sus dichos al asegurar que dentro de ese movimiento social están incluidos manteros y vendedores ambulantes, muchos de los cuales formaron una asamblea independiente en Once.

Por otra parte, habló de los cartoneros que no forman parte de las cooperativas que tienen convenios con el Gobierno porteño. En la Comuna 3 hablan de recicladores furtivos que pernoctan en las veredas o espacios públicos mientras acopian material.

“Ciudad permitió este desmadre. Hace años decimos a la dirección de reciclaje que tiene que regularizar a los cartoneros”, indicó y se quejó: “¿Por qué la vereda tiene que ser punto de acopio de cartones o punto de expendio de ropa trucha (manteros)?”.

En tanto, se abordó la problemática del Polo de narcomenudeo. Los vecinos denuncian que continúa el narcomenudeo, la pelea entre dealers o compradores y que sigue el miedo de los ciudadanos a sufrir agresiones por parte de estas personas que frecuentan las calles a toda hora.

Este tópico lo abordó Alberto Aguilera de la red de vecinos por la Manzana 66 (Belgrano y Jujuy), entidad también autora de un proyecto de Ley para convertir a la zona en un Distrito cultural, social y deportivo

Criticó que “la zona más peligrosa (de la Comuna 3) tiene una visión particular de cámaras”, ya que mencionó que muchos domos no están en funcionamiento.

A la vez, dijo que “los vecinos perdimos la calle” contra los vendedores y compradores de droga, por eso exigió medidas contundentes. También reconoció que en muchos casos la policía se hace presente y que luego la situación se empantana en la vía judicial. “Apuntamos de la fiscalía para arriba”, sentenció.

De parte de las autoridades policiales presentes se dijo: “A partir de la primera quincena de marzo (momento en que asumieron los nuevos comisarios) saturamos la zona de ese polo, se empezó a hacer procedimientos desde la plaza (Miserere) hasta Belgrano. Hoy tiene un patrullero con un subcomisario a cargo, más los hombres de negro de infantería”.

Sumó que en este tiempo hubo unas “17 detenciones y más de 60 procedimientos a la zona”. “Nos dicen que la zona está más tranquila. Yo lo recorrí de noche y está más tranquilo”, dijo Ochoa y sumó que muchas causas están judicializadas.

Por parte de los representantes del Ministerio Público Fiscal, que recibió muchas críticas en esta reunión del FOSEP, se dijo que parte de la maraña judicial vigente tiene que ver con que “hay delitos que son excarcelables y no todos están transferidos a la CABA”.

“La culpa no la tiene alguien en particular, es todo un proceso judicial y no podemos actuar por fuera de la ley”, aseguraron y sumaron: “Que cambien la ley y que los legisladores hagan su trabajo, la ley no nos permite hacer más de esto”, ratificaron. 

Luego de la reunión del FOSEP vecinos de la Manzana 66 hablaron con Abran Paso y manifestaron su descontento ante el nivel de respuestas obtenidas en esta y otras asambleas oficiales similares.

Sostuvieron que se hacen presentes en cada una de ellas por la obligación de insistir y mostrar el descontento vecinal, que es mayor con el tiempo al no ver una solución de raíz a problemas ampliamente denunciados.

“Siempre la culpa es de otro: de la ley, de los jueces, el ministerio. Es una decisión política, la gente perdió definitivamente la calle. A los que consumen y venden droga no se los puede tocar. En Alsina al 3100 amenazaron de muerte a una vecina, esos mismos siguen en la puerta. Por ley, como no hacen nada malo, no se los puede encerrar. Pero los vecinos no podemos salir a la calle. Estamos encerrados, mientras que ellos siguen libres. Así pasan los años, los funcionarios cobran los sueldos y las cosas no mejoran”, concluyeron con amargura.